Turquía responderá con dureza si sus intereses en Libia son atacados

Turquía advirtió hoy que responderá con dureza y el hombre fuerte de Libia, el mariscal Jalifa Haftar, pagará un “precio alto” si llega a atacar los barcos e intereses turcos en el país norafricano...

Turquía advirtió hoy que responderá con dureza y el hombre fuerte de Libia, el mariscal Jalifa Haftar, pagará un “precio alto” si llega a atacar los barcos e intereses turcos en el país norafricano, además si suspende los vuelos comerciales desde y hacia territorio turco.

"El precio de las actitudes hostiles o los ataques de Libia será alto y serán respondidos de la manera más dura y eficaz", dijo el ministro turco de Defensa, Hulusi Akar, a la agencia turca de noticias Anadolu desde la ciudad japonesa de Osaka, donde formó parte de la delegación de su país en la cumbre del G20.

Akar destacó que Turquía se ha centrado en la integridad territorial de Libia, la soberanía, la paz y la felicidad de las personas y el espíritu de consenso nacional en el país, sin embargo, resaltó “no vamos a ignorar las amenazas que recibamos”.

El ministro de Defensa agregó que Turquía siempre sería parte de los esfuerzos de paz y estabilidad en línea con el derecho internacional para resolver disputas entre bandos en conflicto de Libia.

El viernes anterior, Ahmad al Mesmari, vocero del jefe del Ejército de Liberación Nacional de Libia del mariscal Haftar, advirtió que cualquier barco o avión turco que se acerque a territorio libio se convertirá en objetivo hostil para sus fuerzas.

“Todas estas acciones se deben a la injerencia del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en los asuntos libios. Estos actos deben cesar", indicó.

Haftar, que controla el este de Libia y domina todos los recursos petroleros, lanzó el pasado 4 de abril una ofensiva para tomar el control de Trípoli, sede del gobierno reconocido por la comunidad internacional y respaldado por las Naciones Unidas.

El Ejército de Liberación Nacional Libio, al mando del mariscal Haftar, actúa en el este del país y se niega a reconocer al gobierno de unidad nacional, de Fayez Al Sarraj, establecido en Trípoli y reconocido como legítimo por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Libia está sumida en una crisis desde que la caída su líder histórico, Muamar Gadafi, en 2011, derivara en una dualidad de poderes, choques entre grupos rivales, la proliferación de facciones yihadistas y mafias que trafican con migrantes irregulares de África a Europa.

En la actualidad, cuenta con dos gobiernos, el afincado en Trípoli y reconocido a nivel internacional, y el que tiene su sede en Tobruk, en el este, al que respalda Haftar.

-Fin de nota-