“Descubrimiento” y “Encuentro de dos mundos”, más allá de las palabras

Cuando se habla del “descubrimiento” de América el término es incorrecto, pues Cristóbal Colón nunca supo que había llegado a un nuevo continente, siempre pensó que estaba en Asia y por tanto no se...

Cuando se habla del “descubrimiento” de América el término es incorrecto, pues Cristóbal Colón nunca supo que había llegado a un nuevo continente, siempre pensó que estaba en Asia y por tanto no se le puede decir descubridor “desde el punto de vista riguroso”, reflexionó Rodrigo Martínez.

Pero las palabras son solo eso, vocablos, y de ninguna manera conceptos, externó al dictar la conferencia “A 500 años del encuentro de dos mundos” la tarde de este sábado, en el marco de la exposición La historia de México en 100 viñetas que se muestra en las rejas de la Catedral Metropolitana, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

El historiados e investigador hizo notar que cuando alguien se refiere al “descubrimiento de América”, todos entienden que se trata de la llegada del navegante genovés a las islas antillanas en el año 1492.

Desde los primeros años de educación primaria todos saben que ese hecho fue un momento muy importante y por mucho que se inventen otros términos, no reemplazarán a la palabra “descubrimiento”.

Para todos ese es el vocablo que define perfectamente ese acontecimiento que cambió el rumbo del comercio, la cultura y la política, aspectos tecnológicos, demográficos y biológicos, así como muchos aspectos de la vida diaria en el planeta.

Martínez Baracs consideró que con la frase “Encuentro de dos mundos” que propuso el doctor Miguel León-Portilla para la conmemoración del medio milenio del “hallazgo” de esta parte del orbe, “nadie va a entender que solo pasó eso”, pero “es un concepto realmente fértil”.

“Ese conjunto de cambios que se dio a partir de entonces no se entiende tanto desde el concepto ‘descubrimiento’ y sin embargo ‘Encuentro de dos mundos’, el nuevo y el viejo, ayuda a entender perfectamente el hecho”, subrayó.

“El viejo mundo, Europa, Asía y África, siempre habían estado comunicados, en tanto que América había estado incomunicada desde hacía 30 mil años, hasta 1492”.

“En ese periodo de aislamiento de los dos mundos se generaron grandes diferencias que resultaron decisivas cuando Colón llegó a América (a la actual Bahamas), en 1492. Con él llegaron las epidemias, la tecnología y otros muchos cambios”, indicó.

Esos cambios fueron revolucionarios porque modificaron de manera importante, profunda e irreversible al planeta, transformaciones que Rodrigo Martínez fue claro al precisar que no son buenos o malos.

“Por eso, más allá de querer cambiar palabras, hay que usarlas para expresar las ideas que buscamos, para entender los procesos que estamos viviendo”, concluyó el especialista ante un público atento.