Con espactáculo "Dragópera" dan visibilidad a la comunidad transgénero

– Con el espectáculo Dragópera, presentada durante la Noche del Orgullo, se pretende dar más visibilidad a la comunidad transgénero desde una perspectiva digna y abierta, señaló su creador y director...

– Con el espectáculo Dragópera, presentada durante la Noche del Orgullo, se pretende dar más visibilidad a la comunidad transgénero desde una perspectiva digna y abierta, señaló su creador y director, Yreh Morales.

En entrevista para Notimex expresó lo difícil que es encontrar óperas que aborden la temática transgénero, así como la importancia de que las expresiones artísticas aborden la apertura y condiciones humanas que aseveró siempre han existido.

“Cuando la gente entienda el estilo de vida y que cada persona vive en congruencia con lo que siente y piensa, debería dejar de ser importante hablar de ello; pero hasta que no cese la violencia contra las comunidades minoritarias, se tiene que seguir hablando”, puntualizó.

Sobre la temática que aborda esta performance en la que convergen el “drag” y la ópera, Morales explicó que es importante dar visibilidad a la comunidad transgénero, que se concientice y se eduque acerca de ello.

“Porque en realidad si una persona es transgénero, homosexual, bisexual o cualquiera que sea su camino, no tendría que importarle a nadie ni ser un tema a tratar”, añadió.

El director reconoció que en la Ciudad de México existe una apertura en cuanto a temas de diversidad, sin embargo no es completamente tolerante; en tanto que la transfobia y la homofobia en muchos estados persisten, por lo que es importante llevar historias con esa temática a otras partes del país y mantenerlas en la capital mexicana.

Yreh Morales, quien es conocido como “Gioconda Fenice” en el mundo drag, precisó que Dragópera es un ejercicio escénico que conjunta diversas disciplinas para crear un lenguaje que pueda expresar la problemática social actual desde un punto de vista académico”.

La obra narra el proceso que vive la protagonista “Aike” cuando entra en conflicto con su identidad y la problemática que atraviesa en compañía de sus “dragarias”, mientras su madre y suegra fungen como aliado y enemigo, respectivamente, de lo que llama su “travestía”.

La idea de conjuntar el "drag" y la ópera, aclara Yreh, no fue propia sino que tiene sus orígenes en los llamados “castrati”, cantantes varones de voz aguda que tenían que travestirse para personificar roles femeninos; con esta pieza se busca regresarle vida al bel canto y dar al “drag” disciplina y vida académica.

“La ópera ha sido siempre un espectáculo con un contenido social muy importante que hoy en día, lamentablemente, se ve como una pieza de museo. No pensamos en ella como un espectáculo generador de cambios, sino como una experiencia artística; en cambio el ‘drag’ está en boga si nos referimos a que es un espectáculo de constante rompimiento”, explicó.

Acerca del proceso de creación de Dragópera, el director comentó que fue un trayecto de más de tres años en los que tuvo que abrirse a otras posibilidades y dejar la ópera de repertorio, pues había presentado piezas como Las bodas de Fígaro y Bastián y Bastiana”, de Amadeus Mozart.

Como creador de la pieza reconoce que no fue difícil llevar a cantantes a Dragópera; el elenco entendió perfectamente la construcción del “drag”, la transición del género, la fluctuación y creación del personaje, lo que mostró que el acercamiento a otros géneros resulta favorecedor si se tiene apertura.

Más de 10 artistas escénicos en “drag”, algunos con preparación operística, dancística, actoral y en otras disciplinas, forman parte de Dragópera, la cual es narrada con arias barrocas de autores como Antonio Vivaldi, George Friedrich Händel y Henry Purcell.

La obra se presenta dentro del ciclo “Entre lenchas, vestidas y musculocas” del Sistema de Teatros de la Ciudad de México, los días 28, 29 y 30 de junio en el Teatro Benito Juárez.

-Fin de nota-