Iluminar un edificio requiere análisis profundo, asegura arquitecto

La iluminación de la fachada de un edifico requiere un análisis profundo del inmueble, de su historia, su significado y el contexto en que se ubica, sostuvo el especialista en iluminación Gustavo...

La iluminación de la fachada de un edifico requiere un análisis profundo del inmueble, de su historia, su significado y el contexto en que se ubica, sostuvo el especialista en iluminación Gustavo Villanueva.

Al dictar la conferencia “Iluminación arquitectónica. Intervención al patrimonio artístico inmueble”, el arquitecto comentó que actualmente el 95 por ciento de las luminarias que se comercializan en todo el mundo, incluido México, son de luz led.

Detalló sin embargo que no hay un solo led sino muchos tipos, cada uno para una aplicación diferente, pues no es lo mismo su uso en la playa que en la ciudad.

Además, indicó, no es sólo ponerla sino que se trata de cómo controlarla, ya que hoy las tecnologías lo permiten con pequeños reflectores que ofrecen la posibilidad de dirigirla de muy buena manera.

En la Sala "Manuel M. Ponce" del Palacio de Bellas Artes, señaló que de ahí que luz fría, cálida, intensidad, color, materiales, texturas y contrastes son aspectos a tomar en cuenta cuando se trata de iluminación arquitectónica.

Ante un público que llenó la sala para conocer lo nuevo en tecnologías de iluminación arquitectónica, el especialista subrayó que “iluminar la fachada de un edifico nos lleva a plantear que aspectos debemos considerar al momento de hacerlo”.

Por ello, precisó, es necesario realizar un análisis profundo del inmueble, su historia, su significado y el contexto en que se ubica.

Lo anterior para que, por medio de conceptos como contraste, temperaturas de color, materiales y elementos arquitectónicos a resaltar se pueda valorar cada uno de ellos al momento de elaborar el proyecto de iluminación.

Señaló que existen varios proyectos de este tipo en el ámbito urbano, como ocurre en la alcaldía Iztapalapa donde el objetivo del diseñador era que los habitantes se apropiaran y disfrutaran del espacio.

En el contexto urbano es necesario iluminar calles, lo que permite no sólo dar luz al espacio sino crear una sensación de seguridad, poder identificar los rostros y evitar contrastes de oscuridad y brillo que generen incertidumbre al no saber qué hay más allá.

Respecto a los exteriores, agregó que hay que identificar qué concepto se quiere transmitir al iluminar un espacio, ya que lo principal es resaltar el edificio y entenderlo en su totalidad.

“Hay que darle jerarquía a cada elemento del edificio que se va a iluminar, como es el caso de los vitrales, que no sólo deben lucir de día sino también de noche”.

Asimismo se deben tomar en cuenta los materiales, si es madera o piedra, porque con el uso de la tecnología se pueden crear luces muy potentes, pero quizás no sean las más indicadas para realzar los elementos que se pretenden.

“Al iluminar un inmueble catalogado como patrimonio artístico es necesario sopesar cada elemento para así lograr tres objetivos fundamentales: una luz para iluminar, una luz para ver y una luz para sentir”.

Agregó que, en su opinión, todo proceso de iluminación requiere respetar el edificio, realzar los elementos arquitectónicos por medio de contrastes y poder contemplar las texturas, materiales y volúmenes.

-Fin de nota-