A Gualberto Castro, se lo peleaban en EUA: Rodrigo de la Cadena

La calidad de su voz e interpretación fue tan grande que destacados cuartetos y grupos vocales de Estados Unidos, se peleaban a Gualberto Castro, recordó el cantautor Rodrigo de la Cadena, quien lo...

La calidad de su voz e interpretación fue tan grande que destacados cuartetos y grupos vocales de Estados Unidos, se peleaban a Gualberto Castro, recordó el cantautor Rodrigo de la Cadena, quien lo conoció hace dos décadas.

“Fue la mejor primera voz que un ensamble vocal pudo haber aspirado a tener. En Estados Unidos los grandes cuartetos y grupos vocales se lo peleaban porque su tesitura era asombrosamente nítida y limpia en las notas agudas como en las graves”, destacó.

“Su mejor época fue en la década del 2000 porque su voz alcanzó una madurez extraordinaria y nunca dejó de tenerla vigente”, comentó en entrevista con Notimex.

Rodrigo de la Cadena lamentó el deceso del baladista, ocurrido este jueves, quien fue uno de los máximos cantantes en México, ganador en 1975 de Festival OTI con el tema La felicidad, autoría de Felipe Gil.

Su primer encuentro con "Gualas" fue hace casi 20 años. Se lo presentó la familia Abaroa, que en aquel entonces era muy “Larista”, pues procuraba eventos en los que se escucharan, durante horas, los diversos temas del compositor Agustín Lara.

“El productor de televisión Salvador Ortiz, me acercó más a Gualberto. Lo recordaré por muchas cosas, pero más porque le encantaba ir a La Cueva. Él no tomaba alcohol y cuando iba, no se le cobraba ni el cóver, podía ver los shows que quisiera”.

Al intérprete de éxitos como Hasta que vuelvas y Qué mal amada estás, le gustaba oír todo tipo de música y a todos los cantantes. Siempre estaba actualizado en todas las voces.

“Decía que yo era su ahijado y era muy simpático. Siempre cantaba. Le gustaba mucho el grupo Los Miranda y se los llevé al hospital para que le cantaran, se emocionó mucho”.

De la Cadena visitó al cantante en varias ocasiones en el nosocomio. Una vez lo hizo en compañía de otros amigos, pues le llevaron serenata a su habitación.

En un video se observa al cantante con gorra y recostado en la camilla mientras le cantan el bolero Franqueza, "él escucha y emocionado también hace un esfuerzo por cantar.

“Tenía como tres semanas que Gualberto ya no estaba aquí. La última vez que lo vi hablaba poco, siempre estaba dormido y despertaba a ratos. Te miraba, se daba cuenta de lo que pasaba, como que quería hablar, pero no podía y volvía a dormirse”, compartió.

Cuando lo hallaba despierto, Rodrigo le decía: “maestro, quiero decirte que vamos a honrarte mucho. Vamos a honrar tu nombre, tu trayectoria y tu legado, luego se volvía a dormir”.

“Siempre tuvo muchos padecimientos, pero nunca los dio a conocer. Trataba de evitar a los doctores a toda costa y no iba a los funerales de nadie. No le gustaba el tema de la muerte porque quería aferrarse a vivir lo más posible. Me quedo con el recuerdo de un buen hombre, de un buen compañero y de un gran maestro”, concluyó.

-Fin de nota-