“El libro vaquero” y “Memín Pinguín”, joyas visuales que adquieren valo

Francisco de la Mora, guionista y editor, estima que dentro de 50 años los cómics mexicanos como El libro vaquero, Memín Pinguín y Lágrimas y Risas se convertirán en documentos valiosísimos, “pues...

Francisco de la Mora, guionista y editor, estima que dentro de 50 años los cómics mexicanos como El libro vaquero, Memín Pinguín y Lágrimas y Risas se convertirán en documentos valiosísimos, “pues son verdaderas joyas de arte visual”.

Jorge Aviña es el principal ilustrador de la llamada época dorada del cómic mexicano, al que mucha gente desprecia por er "populares", con historias muchas vecessoeces, mujeres dibujadas con el torso desnudo y muchos balazos, pero son sumamente valiosas, afirmó el especialista.

El libro vaquero tiene una calidad extraordinaria en la ejecución de sus dibujos y a pesar de que en México el cómic se ha valorado peyorativamente desde su origen, "ahora comienza a tomar una nueva perspectiva y la gente lo busca desde otros ojos”, abundó.

Francisco de la Mora, quien es guionista y editor de la adaptación gráfica del libro Nueva historia mínima de México, aseveró que la ilustración es un arte con derecho propio, más allá de su valor narrativo que ayuda a seguir una sucesión de hechos.

Recordó que en 1973, El Colegio de México publicó la Historia mínima de México, en el que participaron cinco autores con la idea de que todo mexicano que lo lea tenga una idea general de la historia del país; ya en e este milenio se presentó una versión reformada, con siete autores, bajo el título Nueva historia mínima de México.

“Nosotros lo adaptamos al cómic, lenguaje que utiliza la viñeta, la imagen o ilustración como uno de sus motores principales, porque me parece que el cómic en sí mismo es un arte que puede generar muchas cosas”, aseguró De la Mora en entrevista con Notimex.

El valor narrativo de la imagen tiene la posibilidad de contar historias, pero también las ilustraciones nos pueden generar sensaciones, "como cuando nos paramos frente a un cuadro de Diego Rivera, José Clemente Orozco o David Alfaro Siqueiros y nos hace sentir algo en el cuerpo que es difícil de describir".

Al abrir un cómic se siente eso, subrayó. “No nada más es un valor narrativo que ayuda a seguir una secuencia de hechos para entender periodos históricos. El contacto con la imagen como espectador, como lector o amante del cómic, genera sensaciones que tienen qué ver con el arte”.

El sábado 29 de junio a las 12:00 horas se inaugurará la exposición La historia en México en 100 viñetas con un recorrido que iniciará en las rejas de la Catedral Metropolitana y concluirá en el interior del Centro Cultural de España en México, en la calle de atrás.

El espectador hallará algunas impresiones en gran formato de las páginas de los libros en que está dividida la Nueva historia mínima de México, así como "gigantografías" con escenas de los distintos periodos que cuentan los libros y vitrinas con dibujos originales.

-Fin de nota-