López Obrador reprocha ajustes a ley, pese a que "movimiento" es mayoría

El presidente Andrés Manuel López Obrador reprochó los cambios que legisladores buscarían hacer a la Ley de Austeridad Republicana, en el sentido de dejar sin efecto el que cualquier funcionario que...

El presidente Andrés Manuel López Obrador reprochó los cambios que legisladores buscarían hacer a la Ley de Austeridad Republicana, en el sentido de dejar sin efecto el que cualquier funcionario que deje su cargo deberá esperar cinco años para trabajar en una empresa del mismo ramo en que prestó sus servicios.

La referida legislación, que se discute en el Senado, establece que el funcionario público no podrá laborar en alguna compañía que haya supervisado, regulado o de las cuales haya obtenido información privilegiada durante el ejercicio de su cargo, en aras de evitar cualquier conflicto de interés o casos de corrupción.

"Pues qué creen que pasó, mando la iniciativa a la Cámara de Diputados, no me di cuenta, tengo que andar pendiente, porque le bajaron de 10 a cinco años, y ahora en el Senado quieren desaparecer el artículo. Y eso que somos mayoría nosotros los del movimiento, pero ¿cómo se contagia este asunto?", expresó el Ejecutivo federal.

Durante la entrega de Programas Integrales para el Bienestar en el municipio mexiquense de Nezahualcóyotl, dijo que por ello seguirá informando a la población para que le ayude a empujar al elefante "reumático" que representa al gobierno anterior.

Acompañado por el gobernador Alfredo del Mazo, recordó que cuando directores de Petróleos Mexicanos, de Energía, secretarios, subsecretarios y hasta expresidentes terminaban su cargo en el gobierno se iban a trabajar a empresas particulares.

En su primera visita a este municipio como presidente, saludó a una persona beneficiaria de los programas de Bienestar, quien lo acompañó durante el "éxodo por la democracia" que partió de Villahermosa, Tabasco, a la Ciudad de México, el 25 de noviembre de 1991, en aras de que se reconocieran los triunfos electorales en su entidad natal.

"No voy a dejar de ser como siempre, como empecé esta lucha hace 40 años", subrayó López Obrador al resaltar que su lucha es por la transformación de México, pues es más que un cambio de gobierno, cuya tarea principal es acabar con la corrupción e impunidad pese a las resistencias.

En Ciudad Jardín Bicentenario, a la altura de Avenida Bordo de Xochiaca, colonia Raúl Romero, y entre consignas de "¡Obras y servicios a las colonias pobres!" y "¡No a la intimidación con las Fuerzas Armadas!", el mandatario federal se refirió a las protestas que hay en torno al caso de las estancias infantiles.

Detalló que el gobierno entregaba el dinero a las encargadas de las estancias, que cobraban por 300 mil niños y sólo entregaban apoyos a 200 mil, "se quedaban con mil millones de pesos en ese programa".

Lo más grave, enfatizó, es que no había seguridad para los menores. "¿Se acuerdan ustedes de ese accidente lamentable en la Guardería ABC? ¡Cómo íbamos nosotros a permitir que eso siguiera sucediendo! Desde luego que no, están inconformes. Ofrezco disculpa, pero yo no voy a permitir que sigan funcionando así esos programas".

Resaltó que su gobierno entrega actualmente a los padres de familia -vía la Tesorería de la Federación- el apoyo, y ellos deciden en qué guardería o en dónde van a tener a sus hijos.

En otro tema, indicó que el dueño del Jetta en que se transporta es su secretario particular, Alejandro Esquer. "Y me dicen: ‘¿Y las camionetas?’ ¿Saben qué? Heredamos como 120 camionetas y la mayoría blindadas".

Entonces, aclaró, "yo no uso camioneta blindada, ya vendimos más de la mitad y vamos a seguir rematando todos esos vehículos, yo nada más necesito dos, como siempre, para recorrer el país. Una donde voy yo y otra donde van quienes me ayudan. Nada más", añadió.

-Fin de nota-