Reubicar aeropuerto de Mérida mejoraría vialidades y detonaría economía

La delegación Yucatán de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) consideró que cambiar de sitio al actual aeropuerto mejoraría la movilidad y las vialidades de la ciudad, y...

La delegación Yucatán de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) consideró que cambiar de sitio al actual aeropuerto mejoraría la movilidad y las vialidades de la ciudad, y detonaría económicamente a la zona sur.

El presidente de ese organismo empresarial Raúl Aguilar Baqueiro, indicó que están a la espera de contar con más detalles sobre los plazos, monto de inversión, estructura financiera y características del ese proyecto para emitir una opinión profesional y debidamente documentada al respecto.

“Toda inversión proyectada para el desarrollo de infraestructura es bienvenida al estado, y la CMIC en su momento pondrá toda su disposición y la experiencia de sus empresarios para el desarrollo del nuevo aeropuerto, en caso de concretarse”, indicó,

“La capital del estado necesita homologar las oportunidades de desarrollo para los habitantes de la misma, de cambiarse el sitio del actual aeropuerto, se abonaría en eliminar la barrera física que actualmente separa a la capital en dos méridas, la del norte y la del sur”, añadió.

Esto permitiría desarrollar más vialidades, nuevas rutas de conexión urbana y una reconfiguración en el desarrollo en particular de la zona sur de la capital, la cual reporta importantes rezagos en infraestructura.

“Lo que es una realidad es que en la medida en que este proyecto vaya a la par con el Tren Maya, y se facilite la conexión con los distintos puntos de la entidad, se detonará el turismo y se potenciará la derrama económica para el estado”, subrayó.

Las declaraciones de Aguilar Baqueiro están relacionadas con el anuncio del director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo, Rogelio Jiménez Pons, quien reveló que se contempla cerrar el Aeropuerto Internacional de Mérida, y construir otro nuevo hacia el sur de la ciudad, que sería concesionado a un operador privado y financiado con asociaciones público-privadas

La idea es que el aeropuerto nuevo enlace con la terminal del Tren Maya, es un proyecto inmobiliario de dos mil hectáreas y será enteramente financiado por empresarios, es decir, Fonatur sólo fungiría como promotor. El diseño general del mismo está corriendo a cargo del arquitecto Enrique Norten.