Banco de México mantiene en 8.25 por ciento tasa de referencia

Por cuarta ocasión consecutiva, la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) decidió, por mayoría, mantener el objetivo para la tasa de interés interbancaria a un día en un nivel de 8.25 por...

Por cuarta ocasión consecutiva, la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) decidió, por mayoría, mantener el objetivo para la tasa de interés interbancaria a un día en un nivel de 8.25 por ciento, aunque un miembro votó por reducirla en 25 puntos base.

En su cuarto anuncio de política monetaria del año, el Banxico refirió que si bien entre abril y la primera quincena de junio de este año la inflación general disminuyó de 4.41 a 4.00 por ciento, “persiste un alto grado de incertidumbre en los riesgos que pudieran influir en la inflación”.

Así, en línea con lo esperado por el mercado, y en una acción similar a la tomada por la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos hace dos semanas, el Banxico dejó en 8.25 por ciento la tasa de referencia, con la cual se mantiene en su nivel más alto desde principios de 2009.

En su reporte, el instituto central comentó que desde la última decisión de política monetaria, hace seis semanas, los mercados financieros nacionales mostraron episodios de volatilidad.

Esto, como consecuencia de la amenaza de la imposición de aranceles a las importaciones de productos mexicanos por parte de Estados Unidos y de las revisiones a la perspectiva o calificación de la deuda soberana y de Petróleos Mexicanos (Pemex) por parte de algunas agencias calificadoras.

El entorno actual sigue presentando importantes riesgos de mediano y largo plazos que pudieran afectar las condiciones macroeconómicas del país, su capacidad de crecimiento y el proceso de formación de precios en la economía, alertó.

Es particularmente importante que además de seguir una política monetaria prudente y firme, se impulse la adopción de medidas que propicien un ambiente de confianza y certidumbre para la inversión, una mayor productividad y que se consoliden sosteniblemente las finanzas públicas, subrayó.

Por ello, estimó, es necesario atender el deterioro en la calificación crediticia soberana y de Pemex, así como cumplir las metas fiscales del Paquete Económico para 2019, y es indispensable fortalecer el estado de derecho, abatir la corrupción y combatir la inseguridad.

Sobre los riesgos para la inflación, el Banxico precisó que algunos han disminuido y otros han ganado relevancia, al señalar que al alza destaca la posibilidad de que la cotización de la moneda nacional se vea presionada por factores externos o internos.

“Si la economía requiere un ajuste, ya sea del tipo de cambio real o en las tasas de interés de mediano y largo plazos, el Banco de México contribuirá a que dichos ajustes ocurran de manera ordenada, buscando evitar efectos de segundo orden sobre la formación de precios”.

Otros riesgos al alza para la inflación son la amenaza de imposición de aranceles por parte de Estados Unidos y que se adopten medidas compensatorias, si bien este riesgo se ha mitigado por el acuerdo recientemente alcanzado.

Además, que los precios de los energéticos reviertan su tendencia o que aumenten los precios de los productos agropecuarios; que se deterioren las finanzas públicas; y el escalamiento de medidas proteccionistas a nivel global, entre otros riegos.

Al advertir que persiste un alto grado de incertidumbre en los riesgos que pudieran influir en la inflación, subrayó que la política monetaria debe responder con prudencia si por diversas razones se eleva considerablemente la incertidumbre que enfrenta la economía.

Así, considerando que la postura monetaria actual es congruente con la convergencia de la inflación a su meta en el horizonte en el que opera la política monetaria, la Junta de Gobierno decidió por mayoría mantener el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día en un nivel de 8.25 por ciento, y precisó que un miembro votó por reducir dicho objetivo en 25 puntos base.

-Fin de nota-