Sea Watch, a la espera de desembarcar 42 inmigrantes en Italia

La embarcación de la organización Sea Watch, con 42 migrantes a bordo, está a sólo una milla de la isla italiana de Lampedusa, en espera de poder arribar al puerto en medio de una fuerte negativa del...

La embarcación de la organización Sea Watch, con 42 migrantes a bordo, está a sólo una milla de la isla italiana de Lampedusa, en espera de poder arribar al puerto en medio de una fuerte negativa del gobierno de Italia y de una polémica que podría ayudar a desbloquear el paso a la nave.

La embarcación pasó 24 horas parada a tres millas de Lampedusa, luego de pretender llega hasta el puerto bajo la declaratoria de “estado de necesidad”, y ante las palabras de la capitana del buque Carola Rackete que describió que la situación de los inmigrantes es “más desesperada que nunca”, por la ausencia de otras opciones para desembarcar.

La organización no gubernamental (ONG) aseguró que tras pasar 24 horas detenidos en aguas internacionales italianas, “hay desesperación. Hemos esperado una noche, ya no podemos seguir esperando ", luego de encender motores y acercarse a solo una milla del puerto italiano.

La portavoz de la ONG, Giorgia Linardi, indicó que desde la mañana de este jueves, la tripulación comunicó a las autoridades italianas que habían trascurrido 24 horas desde la declaración de “estado de necesidad”, y al no recibir ninguna asistencia, la nave se dirigió al puerto, pero a una milla de distancia la obligaron a apagar los motores.

La agencia italiana de noticias Ansa, reportó que una delegación de parlamentarios italianos llegó hasta la embarcación que porta bandera de Países Bajos, para entrevistarse con los voluntarios de la ONG y tener una información más clara de la situación.

También decenas de periodistas lograron subir a la nave de la Sea Watch, donde se encontraban miembros de la Guardia de Finanzas de Italia que realizan un control.

Mientras la nave se encuentra parada, la polémica sube de tono luego que el ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, se niega a autorizar el desembarco y pide a Países Bajos hacerse cargo de los migrantes.

El gobierno holandés declaró que “entendemos las preocupaciones de Italia y reconocemos sus esfuerzos para frenar la migración incontrolada a la Unión Europea. También se sabe que el gobierno comparte preocupaciones sobre las acciones de Sea-Watch", reportó Ansa.

Sin embargo, mientras Países Bajos asumen la responsabilidad por el hecho de que el barco enarbola la bandera holandesa, "esto no significa que nosotros también acogeremos a los migrantes", declaró el ministro holandés de Migración, Ankie Broekers-Knol.

A esta posición el ministro italiano del interior indicó que "con el gobierno holandés no termina aquí (…) si hubiera un barco italiano haciendo negocios por su cuenta frente al puerto de Róterdam, me gustaría saber lo que dirían".

El comisario europeo Dimitris Avramopoulos, aseguró que Bruselas "está estrechamente involucrada en la coordinación con los Estados miembros (de la Unión Europea) para reubicar a los migrantes" cuando están en el terreno.

Afirmó que la Comisión Europea busca la redistribución de los 42 inmigrates a bordo del Sea Watch.

"Me dirijo a los Estados miembros para que muestren solidaridad. Seguiremos al lado de Italia y de todos los Estados bajo presión", dijo el comisario europeo.

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, quien se encuentra en Osaka, Japón, para participar en la cumbre del Grupo de los 20, adelantó que buscará reunirse con el primer ministro holandés, Mark Rutte, para invitarlo a "evaluar el comportamiento de un barco que enarbola la bandera de ese país".

-Fin de nota