Empresas salen al extranjero a financiarse

Empresas mexicanas han decidido salir del país a levantar financiamiento en los mercados internacionales, debido a que no encuentran las condiciones adecuadas a nivel doméstico, lo que contribuye a...

Empresas mexicanas han decidido salir del país a levantar financiamiento en los mercados internacionales, debido a que no encuentran las condiciones adecuadas a nivel doméstico, lo que contribuye a la sequía de emisiones en las bolsas de valores locales.

El Fideicomiso de Inversión en Bienes Raíces (Fibra Uno), el más grande del país, llevó a cabo una emisión de bonos quirografarios en el mercado internacional por mil millones de dólares, lo que reflejó el interés de inversionistas extranjeros en compañías mexicanas, aseguró su director general, Gonzalo Robina.

A pesar de ese interés hacia el país, el fideicomiso -el primero en operar en México- no pudo hacer su colocación en el mercado local, debido a que no encontró las condiciones suficientes para hacerla, aseguró en entrevista con Notimex.

El directivo del fideicomiso que se dedica al arrendamiento de inmuebles, entre los que se encuentran Torre Mayor y Torre Diana, consideró por ello necesario hacer un análisis profundo de lo que se está haciendo mal en el país en la materia.

“Nosotros primero quisimos agotar esa posibilidad, hicimos la exploración de la mano de nuestros bancos y definitivamente no encontramos esa profundidad, entonces fue cuando se decidió tocar el mercado internacional".

De la emisión, 50 por ciento se colocó en el mercado europeo, 10 por ciento en el mercado asiático y 40 por ciento entre los mercados canadiense y estadounidense; “para sorpresa de nosotros hubo una gran demanda en el mercado europeo y muy buena demanda, mejor de lo esperado, en los mercados asiáticos”.

De acuerdo con Robina, el resultado de la emisión fue sorpresivo porque tuvo una alta demanda, “originalmente íbamos por 800 millones y hubo demanda prácticamente por cuatro billones (cuatro mil millones de dólares) y dada esta liquidez que se presentó decidimos tomar un billón de dólares (mil millones de dólares) en lugar de los 800 millones”.

Aseguró que las condiciones económicas y financieras del país, así como la baja en las notas de las calificadoras de riesgo soberano, no afectaron de ninguna manera las condiciones de esta operación, debido a que se consideraron las condiciones de la propia empresa.

Los recursos cubren las necesidades financieras de Fideicomiso para este año, pero también se mejora el perfil de su deuda, porque 50 por ciento de lo obtenido se va para el repago de pasivos, lo que hace que en los próximos tres años no tenga ningún vencimiento en puerta.

La Fibra continuará con los proyectos que tiene en desarrollo, porque “no hemos bajado en ningún momento el ritmo de los desarrollos”, además, una parte de los recursos se destinará a nuevas adquisiciones que se cerrarán al cierre del año.

El directivo aseguró que el Fideicomiso sólo tiene hasta ahora suspendida una obra, ubicada en Mariano Escobedo 595, “pero que en muy breve plazo estaremos reactivando”, mientras que en el caso particular de Mitikah siguen abiertos sin ningún problema.

Añadió que trabajan con las autoridades correspondientes para que los proyectos que se encuentran suspendidos se puedan reactivar, lo cual podría mejorar el ritmo del sector inmobiliario hacia la segunda mitad del presente año.

-Fin de nota-