Cambio climático vulnera producción de maíz mexicano

En 2050 podría reducirse entre 12 y 27 por ciento la producción de maíz en México, como consecuencia de los efectos del cambio climático, advirtió Arturo Puente González, director en jefe de la...

En 2050 podría reducirse entre 12 y 27 por ciento la producción de maíz en México, como consecuencia de los efectos del cambio climático, advirtió Arturo Puente González, director en jefe de la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios (Aserca), al citar cifras del Banco Mundial.

Señaló que en el país hay mil 385 municipios con una alta vulnerabilidad y riesgo a eventos climatológicos y recordó que los desastres naturales causaron pérdidas económicas por 512 mil millones de pesos de 2000 a 2017.

Solo las lluvias en exceso e inundaciones causaron pérdidas por 23 mil 600 millones de pesos en el periodo 2011-2015, apuntó el funcionario.

Ante esos riesgos latentes para el campo agrícola mexicano, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) presentó los sistemas de Índice de Estrés Hídrico y de Monitoreo y Análisis de Precios Agropecuarios (ASIS y FPMA, por sus siglas en inglés), respectivamente.

El representante de la FAO en México, Crispim Moreira, explicó que con estas dos herramientas se fortalecerá la información para la toma de decisiones y el diseño de políticas públicas para contribuir al logro de los Objetivos de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, en particular del ODS 2 Hambre Cero

“Estas herramientas ayudarán a México a asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos y aplicar prácticas agrícolas resilientes que fortalezcan la capacidad de adaptación al cambio climático, los fenómenos meteorológicos extremos, las sequías, las inundaciones y otros desastres”, expuso en un comunicado.

También se asegurará el buen funcionamiento de los mercados de productos básicos alimentarios, a fin de ayudar a limitar la extrema volatilidad de los precios de los alimentos, apuntó Moreira.

Puente González coincidió en que las dos herramientas son fundamentales para la toma de decisiones en la producción y comercialización de productos agropecuarios que podrán ser utilizados por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) y otras instituciones que participan en el fomento de la agricultura, pero beneficiará especialmente a los productores.

-Fin de nota-