Desdén y hambre obligan a indígenas a emigrar: Adriana Barraza

Las comunidades indígenas emigran a otros países en busca de oportunidades, porque en México son invisibles para el gobierno, pero también para nosotros mismos, afirmó la actriz Adriana Barraza.“La...

Las comunidades indígenas emigran a otros países en busca de oportunidades, porque en México son invisibles para el gobierno, pero también para nosotros mismos, afirmó la actriz Adriana Barraza.

“La invisibilidad hacia ellos no viene sólo de parte del gobierno mexicano, sino de todos los ciudadanos. Nuestra obligación milenaria es no olvidarlos para que no tengan que emigrar por costumbre”, precisó la nominada al premio Oscar 2006 como Mejor Actriz de Reparto por la película Babel.

Luego de una investigación que ella misma realizó para su personaje “Amelia” en el referido filme, Barraza confirmó que la mayoría de los indígenas se van por costumbre.

Bajo la dirección de Alejandro González Iñárritu, en Babel encarnó a una niñera mexicana que, viviendo como ilegal en Estados Unidos, cruza la frontera para asistir a la boda de un familiar en su país natal.

“A mucha gente le pregunté por qué se iba, por qué no buscaba una oportunidad aquí y me respondían que simplemente había que irse, que era algo que desde siempre hacía toda la familia y ahora les tocaba a ellos”, comentó en entrevista con Notimex.

“Comprobé que se iban por el olvido de los demás, por la pobreza y la falta de oportunidades, por hambre. Porque en un momento dado, muchos campesinos han tenido que participar o ser presas del narco para sobrevivir, porque no hay quién los cuide, ni siquiera un poquito”, dijo la actriz.

"La Bestia", el tren que transporta, principalmente, a miles de personas provenientes de El Salvador, Honduras y Guatemala que buscan llegar a Estados Unidos, lo hace “en condiciones terribles”, dijo la maestra Barraza.

“Porque una vez entrando a territorio mexicano, ellos no solamente son recibidos por el narco, por los 'zetas' o el mismo gobierno, y padecen un dolor impresionante”, afirmó Barraza.

Por lo regular, señala, “siempre vemos hacia el norte y pensamos en lo que sufren nuestros compatriotas para quedarse en Estados Unidos, y es cierto, pero también sufren todos los centroamericanos en nuestro país, lo cual me hace sentir muy triste y no orgullosa de esa parte de mi país”.

Para entender mejor a “Amelia”, Adriana Barraza recordó que conoció la Casa del Migrante en Tijuana, Baja California, que es un lugar bendito construido a solicitud de un sacerdote italiano.

“Mujeres y niños son acogidos en una casa, y los hombres en otra, pues muchas veces el que pasa por ahí llega sin ropa, sin comida, sin dinero y sin esperanzas. Hablé con muchas mujeres que no podían regresar a su ciudad natal porque no tenían 400 pesos para pagar un camión que las llevara a Morelia o Querétaro, es una situación muy triste”, dijo Adriana Barraza.

La actriz de películas como Amores perros (1999), Los 33 (2015) y Rambo V: Last Blood, próxima a estrenarse, recibió recientemente el Bastón de Mando por parte de la Gubernatura Nacional Indígena que la reconoce junto con Vanessa Bauche como Embajadora por la Paz de las 68 lenguas maternas.

“Lo recibo con mucho honor y humildad. Me siento conmovida porque el Bastón de Mando no es un regalo, sino una responsabilidad. Al ser Embajadora por la Paz daré a conocer qué es lo que pasa con nuestras comunidades indígenas.

“Invito a la gente para que conozca las casas de los pueblos indígenas mexicanos y coman del tamal, se recuesten en el petate y vean cómo hacen sus tortillas, de cómo es su vida. Se trata de conocer nuestras tradiciones y de quiénes somos, porque los mexicanos no sólo cantamos con mariachi y comemos tacos, somos más que eso”, afirmó la actriz.

Adriana Barraza recién participó en la producción fílmica Dora y la ciudad perdida como la “Abuela Valerie”, y el próximo mes actuará en un proyecto de Robert Rodríguez, así como en la tercera temporada de la serie de televisión Penny Dreadful.

-Fin de nota-