Bachelet pide repatriación de más de 55 mil yihadistas y sus familias

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, lanzó hoy una alerta sobre el destino de más de 55 mil supuestos yihadistas del Estado Islámico (EI) y sus...

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, lanzó hoy una alerta sobre el destino de más de 55 mil supuestos yihadistas del Estado Islámico (EI) y sus familias, incluidos extranjeros de casi 50 países, que están detenidos en Siria e Irak.

En su discurso de apertura de la 41 sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra, Bachelet llamó que los familiares de los yihadistas capturados o muertos en Siria e Irak sean "repatriados a menos que sean investigados por crímenes".

Destacó la necesidad de que los Estados otorguen la nacionalidad a los niños nacidos de sus ciudadanos, ya que la prioridad es proteger y rehabilitar a los menores, que según cifras del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), son más de 29 mil, hijos de combatientes extranjeros en Siria.

Resaltó que los niños, en particular, sufren graves violaciones de sus derechos, incluidos aquellos que pueden haber sido adoctrinados o reclutados para cometer actos terroristas.

Los niños que son apátridas a menudo son privados de educación, acceso a la atención médica y otros elementos básicos de dignidad. Infligir la apatridia a los niños que ya han sufrido tanto es un acto de crueldad irresponsable, enfatizó Bachelet en su discurso.

La alta comisionada subrayó que algunos países han hecho esfuerzos para repatriar a algunos ciudadanos, especialmente niños, pero sin especificar cuáles eran esas naciones.

Expresó su preocupación por los más de 11 mil familiares de presuntos combatientes extranjeros del EI que se encuentran detenidos en el campo de Al Hol, en el noreste de Siria, en condiciones deplorables.

En su discurso publicado en la página web del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, hizo hincapié en que todas las personas sospechosas de delitos, independientemente de su país de origen y de la naturaleza del delito, deben ser investigadas y procesadas, con las garantías del debido proceso.

Respecto a los combatientes, la expresidenta chilena recalcó que más de 150 hombres y mujeres han sido condenados a muerte en Irak, en virtud de la ley antiterrorista, después de juicios que no fueron acompañados de las garantías de un proceso regular.

Desde la caída del “califato” en marzo pasado, después de casi cinco años desde que el EI lo proclamó en territorios bajo su control en Siria e Irak, la comunidad internacional se enfrenta al problema de la repatriación de las familias de los yihadistas capturados o muertos en ambos países.

-Fin de nota-