Piden evangélicos perdón por indiferencia ante violencia e inseguridad

Representantes de la Iglesia Cristiana Evangélica pidieron perdón a la sociedad por la indiferencia mostrada en los últimos años ante temas de violencia e inseguridad, y propusieron unirse al trabajo...

Representantes de la Iglesia Cristiana Evangélica pidieron perdón a la sociedad por la indiferencia mostrada en los últimos años ante temas de violencia e inseguridad, y propusieron unirse al trabajo de las autoridades y generar un plan conjunto con líderes religiosos.

“Hemos sido indiferentes y pedimos perdón a la sociedad; hemos sido indiferentes muchas veces a los problemas sociales, porque nos habíamos encerrado en cuatro paredes diciendo: estamos seguros aquí; pero ahorita ya no”, sostuvo el presidente del Parlamento Nacional Evangélico Latinoamericano, Carlos Gordillo.

“Hoy declaremos públicamente que la Iglesia Cristiana Evangélica sale del anonimato, porque no es posible que nos quedemos cruzados ante una nación que está sufriendo”, exclamó.

En conferencia de prensa, acompañado de líderes religiosos, Gordillo reconoció que existe una desorganización por parte de los evangélicos cristianos, que en México suman más del 10 por ciento de la población; “12 millones que unidos y organizados pueden lograr cambiar la situación”.

En ese sentido, anunció que en agosto de este año se realizará una reunión con mil líderes evangélicos con la finalidad de diseñar el Plan Nacional contra la Violencia e Inseguridad (Planvida), el cual contaría con tres ejes: la oración; restaurar los valores de la familia; y la productividad.

“Hay que enseñarles a los jóvenes a trabajar, porque no pueden ser mantenidos y flojos, tenemos que generar todos para este país”, dijo Gordillo.

Cuestionado sobre los casos de abuso de la iglesia La Luz del Mundo y la acusación a un sacerdote católico como presunto responsable de la muerte del estudiante Leonardo Avendaño, se limitó a responder que cualquiera que se dice religioso y no ayuda y afecta a los demás “está reprobado delante de Dios”.

Sin embargo, condenó los asesinatos de universitarios, así como de pastores en Michoacán y Veracruz, pues dijo que si bien el gobierno hace su parte para encontrar culpables y hacer prevalecer la justicia, se necesita de la cooperación de las iglesias, empresarios y sociedad.

“Entendemos que al entrar un nuevo gobierno a cambiar las estructuras puede significar desajustes; vemos como la nueva administración del país está realizando su parte con la creación y la implementación de la Guardia Nacional y su estrategia, sin embargo, esto no ha sido suficiente”.

Por último y frente a los representantes de las iglesias evangélicas, hizo un llamado a crear grupos y emprender medidas en colaboración con las autoridades municipales, estatales y federales.

-Fin de nota-