Miguel Ángel Zermeño confía traer espectáculo “El arca de Noé” a México

Basado en un pasaje bíblico y llevado a la actualidad, el destacado coreógrafo mexicano Miguel Ángel Zermeño González creó la pieza El arca de Noé: Mover al mundo juntos, que recientemente se...

Basado en un pasaje bíblico y llevado a la actualidad, el destacado coreógrafo mexicano Miguel Ángel Zermeño González creó la pieza El arca de Noé: Mover al mundo juntos, que recientemente se presentó con éxito en Frankfurt, Alemania, y que espera muy pronto pueda montar en México.

El también director de escena y exbailarín radicado en territorio germano desde hace casi 20 años, platicó vía telefónica con Notimex sobre su propuesta coreográfica, que forma parte de un tríptico de tipo inclusivo y que reunió a aproximadamente 300 personas en escena.

Hace tres años expuso "La Creación, con música de Georg Friedrich Handel montada en coreografía; ahí empezó el tema bíblico. La segunda fue El arca de Noé y de la tercera, que tengo ya la idea”, prevé presentarla hasta 2021.

Zermeño realizó sus primeros estudios en el Instituto Nacional de Bellas Artes, fue solista del Ballet Nacional de México de Guillermina Bravo y, al igual que figuras de la danza como Isaac Hernández y Elisa Carrillo, ha desarrollado una fructífera carrera en el extranjero.

Sobre su reciente creación, refirió que el público conoce la historia a través de la Biblia o de películas, que muestran a decenas de parejas de animales que "entran felices" a la nave y salvan sus vidas.

Pero durante la construcción de El arca de Noé le surgieron varias interrogantes, como qué sucedió con las personas y los animales que se quedaron afuera y si quienes lograron subir tuvieron algún conflicto.

Recordó aquellas palabras bíblicas que refieren la tristeza de Dios al considerar que “los seres humanos estaban comportándose mal con su creación, por lo cual les mandó como castigo el diluvio universal, que fue un cambio climático que inundó la Tierra".

“Entonces llevamos ese paralelismo a la actualidad, que coincide con el actual problema del cambio climático, para lo cual se hicieron algunas escenas. Por ejemplo, a través de videos se proyectaron los glaciares que se están rompiendo y hasta esa típica imagen de un oso polar solo en un pedazo de hielo que flota y sin ninguna oportunidad de vivir”, detalló.

Otra imágenes proyectadas son de pingüinos que caminan arrastrando la basura que los seres humanos han desechado, desperdicios inorgánicos que han llegado hasta el fondo de mar y a todos los confines del planeta.

En la pieza coreográfica, abundó el director Zermeño, se hicieron varias críticas a la sociedad actual, al consumismo y el abuso del poder, por ejemplo de algunos banqueros que utilizan la economía y el dinero para tener cada vez más control sobre todo y todos.

“Uno de esos puntos importantes en la obra fue para mí el momento en que se cierra la puerta del arca y que llega un grupo como si fueran migrantes, que también quieren salvarse y entrar a la embarcación de Noé, porque se conoce como la salvación”, explicó el coreógrafo, quien ha actuado en Alemania, Suiza, México y China.

Detalló que eso lo hizo como un paralelismo a la situación actual cuando personas originarias sobre todo de naciones en crisis de África o de Oriente Medio, intentan llegar y establecerse en Europa.

El director de escena comentó que la obra cuenta con orquesta en vivo y que se compuso un tema paralelo, es decir, que toma como base la historia bíblica del Arca de Noé, pero transportada a la actualidad.

“Una de esas partes fue la de los animales, que se les dio vida y palabras, por lo que utilizó el Carnaval de los animales, de Camille Saint-Saens, pero no todas las piezas y tampoco en el orden normal”, señaló el maestro.

Otro aspecto sobresaliente del espectáculo de Miguel Ángel Zermeño, quien colabora en iniciativas de la Fundación Universitaria Konrad Lorenz y otros proyectos dirigidos a niños, jóvenes y adultos mayores, es que la obra es inclusiva.

En ella participan casi 200 personas, desde niños de seis años hasta adultos de 80, bailarines profesionales, muchos "amateurs" y algunos escolares, de los cuales al menos 50 tienen alguna discapacidad física, emocional y/o psicológica.

Asimismo contó con músicos de orquesta y guitarristas de flamenco, así como artistas del género hip-hop, con música creada especialmente para esta puesta en escena.

En este proyecto de música y danza, que se estrenó el 22 de mayo en Berlín, resalta también el tema Juntos podemos mover el mundo, "con música escrita y cantada por (la intérprete y compositora alemana) Laura Suad, quien participó en vivo con la orquesta con obras clásicas y modernas".

Zermeño González aclaró que para esta puesta en escena no solamente se seleccionaron los estilos de danza clásico, moderno o de hip-hop, también se incluyeron elementos folclóricos como flamenco para bailar las alegrías, “entonces teníamos la inclusión en todos estos elementos”.

Al artista le encantaría presentar esta o alguna otra pieza de su repertorio en México, de donde “he estado desconectado un poquito en los últimos años, pero tengo pensado antes de morir, regresar y poner mi granito de arena al país dondenací".

-Fin de nota-