Javier Bátiz atrapa la atención de usuarios en el Metro Insurgentes

Con guitarra en mano, vestido de blanco y su melena rizada alborotada, el músico tijuanense Javier Bátiz tocó en la Glorieta de Insurgentes, presentación con la que da inicio a la celebración por sus...

Con guitarra en mano, vestido de blanco y su melena rizada alborotada, el músico tijuanense Javier Bátiz tocó en la Glorieta de Insurgentes, presentación con la que da inicio a la celebración por sus 63 años de carrera.

El guitarrista llegó a la explanada de la estación Insurgentes, de la Línea 1 del Metro, donde los medios y algunos fans que lo reconocieron se acercaron para hablar con él y tomarse fotos.

Mientras en el escenario se hacían las pruebas de sonido, el músico caminó hacia unas oficinas, donde se resguardó por unos minutos. Previo a su presentación tocó la banda La Kasquivana, que compartió su ritmo ska punk.

Así sin más ni más y rodeado por sus admiradores, el virtuoso guitarrista se presentó en el modesto escenario al aire libre. “Gracias por dejarme estar en este espacio”, dijo el tijuanense, mientras cerraba los ojos dejándose llevar por las notas de su guitarra, momento que el público captaba con sus celulares.

Javier Bátiz deleitó al público con temas clásicos de su repertorio. El vuelo del Ángel, Soy el amor, La casa del sol naciente, entre otros, le valieron la admiración de los presentes.

No faltaron los curiosos que al ver el remolino de jóvenes, se acercaron y quedaron atrapados por el trabajo del guitarrista, quien se ha convertido en una leyenda del rock, y además ha influenciado el trabajo de otros músicos como Carlos Santana.

“Muchos quieren ser como yo, pero soy único”, comentó Bátiz, sentado en una silla, además de bromear un poco para romper el hielo con la audiencia joven, que en muchos casos han tenido acercamiento con su música, por los videos que circulan en la red.

Al concluir esta presentación, organizada por el Sistema de Transporte Colectivo Metro, el rockero de 75 años, convivió con el público, a quien le relató diversas anécdotas.

De esta forma, Bátiz se presentó por primera vez en la Glorieta del Metro Insurgentes, una de las plazas públicas más transitadas en la llamada Zona Rosa de la capital mexicana y que últimamente se ha convertido en un espacio para la diversidad de expresiones artísticas.

-Fin de nota-