Avenida del Taller 21: el cartel inmobiliario

En Avenida del Taller 21 la reconstrucción del predio no es el único problema que el gobierno debe atender, pues las familias que habitan se vieron envueltas en la lucha por la expropiación del...

En Avenida del Taller 21 la reconstrucción del predio no es el único problema que el gobierno debe atender, pues las familias que habitan se vieron envueltas en la lucha por la expropiación del terreno cuando una inmobiliaria solicitó un amparo, porque supuestamente había adquirido la vecindad.

En entrevista con Notimex, Enrique Martínez Matías, damnificado de dicho inmueble, ubicado en la alcaldía Cuauhtémoc, explicó que la inmobiliaria ha realizado cuatro promociones de denuncias, pero “tres se las hemos desechado”.

“El Instituto Nacional de las Construcciones nos da el certificado de que el inmueble está lastimado, de que está inhabilitado; por esa razón es que decidimos salir al campamento a hacer nuestras guardias”, expuso.

Después del sismo del 19 de septiembre de 2017, los vecinos tuvieron que desalojar el predio que está calificado en el Portal de la Reconstrucción con Nivel Riesgo Alto y no está categorizado con ninguna intervención, es decir, cero por ciento de avance.

Martínez Matías señaló que el inmueble tiene una inclinación de norte a poniente hasta de 30 centímetros, la cual no se nota, “pero el declive ha sido constante, por eso hemos pedido desde hace más de 12 meses que cercaran de aquel lado, porque nosotros vemos que para allá va a colapsar”.

Consideró que la autoridad está lenta. “Sentimos que las autoridades que están como directores de la reconstrucción desconocen de su proceso”.

Los siete departamentos, los cinco locales y los seis cuartos de azotea que componen el predio lucen abandonados.

La mayoría de las familias salieron del espacio por miedo al derrumbe; las primeras semanas se acomodaron en una carpa al frente del predio, hoy solo hacen guardias.

María del Carmen González, otra de las damnificadas, indicó que al principio no querían ni entrar. “Decíamos: 'córrele al baño y salte corriendo', pero como que ya le estamos perdiendo el miedo, subimos hasta la azotea, hacemos cosas. Ya poco a poquito, pero no es lo ideal”, comentó.

“Al principio cuando nos salimos de aquí pensé que iba a ser más rápido, con la ayuda que se dio del extranjero, pensé que iba a ser la reconstrucción más rápida o una solución para nuestro predio”, externó Valentina Ventura Gallegos, también vecina del lugar.

María del Carmen González manifestó que ninguna autoridad se ha presentado. “Estar como ustedes, una hora o media hora, para que vean lo que nosotros vivimos. Nada más están en la carpa y están bien, pero si ellos vinieran y vieran cómo estamos viviendo, otra cosa sería”, señaló.

El predio es parte del grupo Damnificados Unidos, que hasta el momento ha logrado establecer mesas de diálogo con las autoridades para reconsiderar la propuesta de créditos hipotecarios para la reconstrucción.

Para Enrique Martínez Matías hay muchas empresas que llaman “el cartel inmobiliario, que están protegiendo, pues con `una manita de gato queda’; pero hacemos un exhorto a la ciudadanía que va a comprar un inmueble para que primero verifique bien, porque están arriesgando su patrimonio”.

Advirtió a quienes vayan a comprar un inmueble, que se aseguren de que no esté lastimado, “como decimos, forrado de papel únicamente, y en el momento que haya otro sismo, se puede colapsar.

“Pedimos tanto a las autoridades de la ciudad y a la autoridad federal que tenga conciencia de que somos muchos los damnificados en esta situación.  Nosotros nunca pedimos estar en las calles, las condiciones son las que se dieron. Hoy somos nosotros, mañana pueden ser otras familias”, concluyó.

-Fin de nota-