Activistas respaldan lucha contra la violencia digital en Yucatán

Las activistas yucatecas Nicté-ha y Zazil-ha Chacón Romero indicaron que la inclusión de la violencia digital dentro de la ley de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia en un avance en...

Las activistas yucatecas Nicté-ha y Zazil-ha Chacón Romero indicaron que la inclusión de la violencia digital dentro de la ley de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia en un avance en la defensa de los derechos y la integridad de ese sector de la población en la entidad.

Ayer el Congreso local aprobó por unanimidad esas reformas con la finalidad de velar por la seguridad de cada una de las yucatecas y sus familias en el llamado ciberespacio.

Ambas activistas formaron parte de trabajo de investigación que surgió desde un año atrás para impulsar cambios que pongan freno a la creciente violencia digital contra las mujeres yucatecas.

Ese trabajo empezó a hacer público el 25 de marzo del año en curso con la jornada de Justicia, género y violencia digital coordinada por ellas, ambas hermanas, en colaboración con asociaciones Civiles, la academia, el poder legislativo y el judicial.

Nicté-ha mencionó en entrevista que al hacer visible este tema con el firme compromiso de lograr la seguridad de las mujeres en internet, alumnas, compañeras y colegas que fueron víctimas de la violencia digital se sumaron a este proyecto y compartieron su testimonio de las crueles circunstancias que han sufrido y sus secuelas.

“Muchas de las víctimas dejaron de asistir a clases por temor a encontrarse con el agresor digital, o se privaron del derecho humano al acceso a internet por miedo a recibir mensajes amenazantes, entre otras situaciones aún peores que les dejaron una frustración al no poder defenderse legalmente de este tipo de ataques”, precisó.

Abundó: “Hemos propiciado la apertura de un nuevo panorama de interacción entre los internautas, que a pesar de ser veloz y eficaz no siempre resulta positivo, pues trae consigo una serie de riesgos que pueden llegar trascender las barreras digitales y poner en peligro la integridad de los usuarios”.

-Fin de nota-