Diálogo tripartita, clave para defender derechos laborales: líder obrero

A 100 años de haber sido creada la Organización Internacional del Trabajo (OIT) prevalece el postulado de cerrar el paso al encono y abrirle la puerta al diálogo tripartita, para velar por los...

A 100 años de haber sido creada la Organización Internacional del Trabajo (OIT) prevalece el postulado de cerrar el paso al encono y abrirle la puerta al diálogo tripartita, para velar por los derechos laborales y oportunidades de empleo.

Así lo señaló el senador Carlos Aceves del Olmo, presidente del Congreso del Trabajo y secretario general de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), en una carta enviada al director general de la OIT, Guy Ryder, con motivo del 100 aniversario de esa organización.

En el documento, el líder sindical mexicano destacó que a un siglo de haberse creado la OIT, “vale la pena preguntarse cuáles son los siguientes pasos para los trabajadores, en un contexto mundial de incertidumbre”.

Aceves del Olmo recordó que fue un momento mundial de incertidumbre el que dio origen a la OIT, al término de la Primera Guerra Mundial y en una época de revolucionas sociales que tuvieron lugar en países como México, Rusia e Inglaterra.

Dicho momento fue el resultado de la transición hacia una nueva economía que a su vez se traducía en nuevas necesidades sociales y la caída de regímenes que dominaron el siglo XIX para dar lugar a una organización que destacaba la problemática de los derechos laborales y la generación de oportunidades de empleo mediante el diálogo.

Hoy, dijo, “no nos acecha la destrucción y la guerra, pero sí las tensiones sociales que derivan de la incertidumbre económica, de la profunda desigualdad social y del cambio tecnológico.”

Aceves del Olmo advirtió que las economías no crecen a la velocidad de las expectativas y necesidades de los trabajadores, mientras que las instituciones sociales apenas se dan abasto para cumplir con su mandato legal.

A ello se le agrega una tecnificación de la mano de obra, la robotización de los procesos industriales y que lejos de ser una amenaza de ciencia ficción, “es una realidad que está desplazando gente en edad laboral al desempleo y a la frustración”.

Sin embargo, reconoció que intentar frenar el futuro es “querer evitar la salida del Sol”, por ello insistió en que la pregunta para los representantes de los trabajadores es “¿qué debemos hacer para convertir esa amenaza en una oportunidad?”.

Ante ello, insistió en que la clave sigue siendo el tripartismo que “no es canonjía ni bandera retórica o política de los sindicatos”, sino equilibrio y justicia para encontrar soluciones comunes.

El tripartismo, agregó, “es una tarea inacabada, una lucha diaria asociada a la libertad y a la solución eficaz de los problemas entre factores de la producción”.

Añadió que “no se trata de velar por espacios o privilegios; sino de promover un sano equilibro, aprender del pasado y jamás permitir que el trabajador pierda su voz frente al poder o frente al dinero”.

-Fin de nota-