Instalarán desfibriladores en plazas de Morelia ante muertes súbitas

Ante los recurrentes casos de muertes súbitas registrados en calles y plazas de Morelia, autoridades municipales y la Sociedad de Medicina de Urgencias y Emergencias, instalarán desfibriladores en...

Ante los recurrentes casos de muertes súbitas registrados en calles y plazas de Morelia, autoridades municipales y la Sociedad de Medicina de Urgencias y Emergencias, instalarán desfibriladores en los principales espacios públicos de la capital michoacana.

En total serán seis los equipos que se colocarán en la zona del Centro Histórico, mismos que serán operados por ciudadanos y elementos policiacos que serán capacitados.

En rueda de prensa, el secretario de Bienestar de Morelia, Roberto Reyes, dio a conocer que además de los seis desfibriladores que se ubicarán en las principales plazas de la ciudad, se contará con otros cuatro que serán operados por elementos de la Policía Morelia para dar los primeros auxilios.

“Cada uno de los equipos que se van a instalar cuentan con instrucciones para poder utilizarlos y también enlazar vía telefónica a centros médicos y organismos de auxilio para que lleguen a la zona donde ocurra el hecho”, explicó el funcionario durante el evento donde fue presentado el programa Red Cardiosegura.

Detalló que en una primera instancia serán capacitados cien elementos policiacos para que puedan responder ante una emergencia cardiaca ocurrida en la vía pública.

En este marco, el presidente de la Sociedad de Medicina de Urgencias y Emergencias, Gustavo López Orozco, afirmó que el 80 por ciento de los ataques cardiacos ocurren en la calle u hogar, es decir, en sitios donde no es fácil acceder a un hospital.

Por lo anterior, destacó la importancia de que equipo de esta naturaleza se encuentre al alcance de la ciudadanía.

Dijo que Red Cardiosegura surge después de los casos de muerte por infarto registrados recientemente en puntos como la Plaza de Armas y la Plaza Valladolid de esta ciudad, en donde un hombre y una mujer de 66 y 29 años de edad respectivamente perdieron la vida.

“Ambos pudieron salvarse de haber tenido a la mano desfibriladores”, puntualizo.

-Fin de nota-