Violencia sexual en conflictos amenaza la seguridad colectiva: ONU

La violencia sexual durante los conflictos bélicos es una “amenaza para nuestra seguridad colectiva", y una "mancha para nuestra humanidad común", aseguró hoy el secretario general de la Organización...

La violencia sexual durante los conflictos bélicos es una “amenaza para nuestra seguridad colectiva", y una "mancha para nuestra humanidad común", aseguró hoy el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres.

Esas prácticas son "una táctica de guerra para aterrorizar a las personas y desestabilizar a las sociedades", indicó Guterres en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos, que se conmemora el 19 de junio.

El secretario general de la ONU indicó en un comunicado que los efectos de esa violencia pueden permanecer en generaciones tras generaciones con la presencia de “traumas, estigmas, pobreza, problemas de salud a largo plazo y embarazos no deseados”.

Instó a escuchar a los sobrevivientes y reconocer sus necesidades, “en su mayoría son mujeres y niñas, pero también hay hombres y niños, pidiendo nuestro apoyo para acceder a servicios de salud, a la justicia y a la reparación", del daño.

Guterres agregó que una respuesta global debe incluir una acción más concertada para garantizar que los perpetradores asuman su responsabilidad y se aborde la desigualdad de género que “alimenta esas atrocidades”.

"Juntos podemos y debemos reemplazar la impunidad con la justicia; y la indiferencia con la acción”, enfatizó.

La Alta Representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, y la representante especial de la ONU sobre Violencia Sexual en Conflicto, Pramila Patten, consideraron por su parte que la violencia sexual es un delito que se puede prevenir, "no es inevitable".

La violencia sexual en conflicto constituye "una grave violación a los derechos humanos con devastadoras consecuencias físicas, psicológicas y sociales que impiden el desarrollo económico, la cohesión social, la paz y seguridad sostenibles", indicaron ambas funcionarias en una declaración conjunta.

Aseguraron que la ONU y la UE se comprometen a fortalecer su trabajo en "prevención, protección y procesamiento, así como en términos de apoyo integral a los sobrevivientes", para ayudarlos a reconstruir su vida y medios de vida dentro de sus familias y comunidades.

Mogherini y Patten enfatizaron sobre la necesidad de trabajar para acabar con la impunidad de los perpetradores y para garantizar un acceso a la justicia, protección y servicio para los sobrevivientes.

"Los Estados, las organizaciones internacionales y regionales, el sector privado y la sociedad civil tienen un papel que desempeñar para desafiar las normas de género dañinas y prevenir la violencia sexual", subrayaron.

-Fin de nota-