Dice ex directivo que Fertinal era productiva y exitosa

Al momento de la venta, Fertinal era una empresa productiva, eficiente, sana y exitosa, hoy su estado es muy distinto a como fue entregada, argumentó Fabio Massimo Covarrubias Piffer, quien fue...

Al momento de la venta, Fertinal era una empresa productiva, eficiente, sana y exitosa, hoy su estado es muy distinto a como fue entregada, argumentó Fabio Massimo Covarrubias Piffer, quien fue director general y accionista de la empresa de 1992 a enero de 2016, cuando se concretó la venta de dicha sociedad a Petróleos Mexicanos (Pemex).

En una carta, aseguró que cuando Pemex adquirió Fertinal era una empresa totalmente eficiente y productiva, certificada por su calidad y la de sus fertilizantes a nivel mundial.

Según el ex directivo, la reputación de Fertinal y la calidad de sus productos iba mucho más allá de las fronteras de México con más de 200 clientes en países como Estados Unidos, China, Paquistán, India, y Australia, inclusive este último país le otorgó la más alta certificación Equus Gold.

Subrayó que 70 por ciento de las ventas de Fertinal eran exportadas a más de 25 países, lo que generaba una fuerte entrada de divisas al país.

Así, dijo, Pemex "recibió una empresa productiva, eficiente, sana y exitosa; hoy su estado es muy distinto al que fue entregado. Lo que hizo dicho comprador se equipara a la compra de un automóvil en perfecto estado para desvalijarlo, sacarlo a la calle, provocar un choque y culpar al vendedor del lamentable estado del vehículo".

Y agregó en la misiva: “Hoy pretenden señalarme sin pruebas de vínculos con personas a las que nunca he conocido, como es el caso del ex presidente Enrique Peña Nieto y el ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, por lo que ética y jurídicamente exijo cargar con la responsabilidad de la prueba a quienes frívolamente me señalan”.

Durante la dirección de Lozoya Austin, Pemex, a través de su subsidiaria Pemex Fertilizantes, concretó la compra de Fertinal para sumar a su capacidad productiva cerca de 1.2 millones de toneladas de fertilizantes sólidos.

La compra de la planta adquirida por Pemex, que inició en 2015 y se concretó a inicios de 2016, atrae la atención por la investigación que realiza Estados Unidos contra el ex presidente Peña Nieto por un presunto soborno en la operación de la compra-venta.

La transacción es investigada en la actualidad como un fraude, pues ese complejo al parecer estaba compuesto por instalaciones deterioradas y fuera de funcionamiento, lo que provocó en gran medida el endeudamiento de Pemex.

Covarrubias Piffer aseguró que la venta cumplió con todas y cada una de las autorizaciones requeridas, incluso por la Comisión Nacional de Competencia Económica (Cofece).

Recordó que durante 2013 y 2014 propuso la fusión de Fertinal y las subsidiarias respectivas de Pemex en un grupo empresarial público y privado, que incluyera verticalmente a la cadena gas-amoniaco-fertilizante, en concordancia con la reforma energética recién adoptada.

“Sin embargo, Pemex decidió durante 2015 la no integración y propuso la compra de Fertinal aludiendo que ya había comprado Agronitrogenados, lo cual aceptamos, aun y cuando que el precio de venta era inferior al valor del mercado de la sociedad”.

Señaló que la diferencia entre las ventas de Agronitrogenados y Fertinal son abismales, ya que mientras la primera era una planta sin operación desde hace 15 años, Fertinal era una empresa competitiva y en marcha, lo cual "está siendo investigado y constatado por las autoridades".

Por todo lo anterior, insistió en que el proceso de compra-venta se hizo con total apego a derecho, en la que participaron firmas como Evercore, Goldman Sachs y White&Case, esta última encargada de llevar el estudio de debida diligencia de la empresa.

-Fin de nota-