Kany García despierta conciencias sobre el empoderamiento de la mujer

Gracias al tema Para volver amar, que forma parte de su disco “Boleto de entrada” (2009), la cantautora puertorriqueña Kany García despertó conciencias en torno al empoderamiento de la mujer, y...

Gracias al tema Para volver amar, que forma parte de su disco “Boleto de entrada” (2009), la cantautora puertorriqueña Kany García despertó conciencias en torno al empoderamiento de la mujer, y aunque considera que es impresionante la visibilidad que ahora tiene el género, todavía hay mucho por hacer.

“Han transcurrido 10 años de eso y hoy en día se habla del empoderamiento porque las actrices y las figuras públicas se han atrevido a decir cosas. Por lo regular tienes miedo a hablar, pero cuando dos o tres personas señalan algo, te animas a también hacerlo”.

En entrevista con Notimex, dijo que le agrada escuchar la manera en que las niñas más chiquitas se expresan, pues dice que ellas no permitirían esto o lo otro a quien abuse de su integridad. De los millennials se dicen muchas cosas malas, pero esto es un acto maravilloso de esperanza. Lentamente, pero las cosas sí están cambiando”.

Ante esta reflexión, la intérprete urgió a crear temas que hagan reaccionar con respecto al entorno social y el futuro del mundo, pues considera que existe una sobresaturación de canciones que desconectan a la gente de la realidad.

“Vivimos un momento crítico y deshumanizante en muchos sentidos, porque cada vez estamos más desconectados entre nosotros y con la realidad. Urge crear canciones que nos hablen, que nos hagan reaccionar”, comentó.

A diario, dice, las personas buscan evitar a otras personas que no ven como sus similares. Son las caras con las que no se quieren topar, pero que existen e imploran atención y ayuda.

“Es una situación que plasmé en Así voy yo, un tema que se refiere al adicto en el semáforo pidiéndote dinero y mismo al que ignoramos esperado que pronto cambié a luz verde para avanzar. Es el rostro de la trabajadora sexual en las calles o la de tanta gente que volvemos invisible y debemos darles visibilidad”, resaltó.

Inmunes ante el dolor del otro

Durante un viaje a Nueva York, Kany García atestiguó la caída de una mujer que se lastimó la cabeza. Mientras ella se movilizaba para apoyarla en levantarse, observó que nadie más tenía la intención de hacerlo, que pasaban de largo y ni siquiera la miraban.

“Lamentablemente, estamos siendo inmunes ante el dolor del otro. Creemos que las redes sociales nos acercan, pero al mismo tiempo nos alejan. Es urgente que nos desconectemos de la red para vivir la realidad. Estoy haciendo un llamado a humanizarnos, a no ver como algo normal la desgracia del otro o las catástrofes”, dijo García.

La cantautora dice que el intérprete tiene mucha responsabilidad al respecto, pues a través de sus canciones puede comunicar un mensaje positivo o negativo. Según su decisión, ésta repercutirá en miles o hasta millones de personas.

La lucha por el Orgullo Gay

La autora de éxitos como Hoy ya me voy y Duele menos opinó que el movimiento #MeToo en redes sociales no es que se haya tergiversado, sino que todo aquel proyecto que va hacia adelante siempre mueve botones que atraerán lo negativo.

Pide que no se debe desistir porque se han logrado cosas maravillosas y se ha conquistado a grandes aliados para las marchas en favor de la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgénero, Travestis, Transexuales e Intersexuales (LGBTTTI).

“Mientras las preferencias sexuales no se vean de una manera natural, habrá la necesidad de hacer marchas para hacernos escuchar. El camino aún es largo porque la sociedad cataloga demasiado a la gente por su orientación y el trato no es igualitario”, indicó García.

Es una situación que la cantautora vive en carne propia luego de que en 2016 dio a conocer que sostenía una relación sentimental con su entrenadora Jocelyn Trochez, tras haber estado casada durante dos años con el guitarrista Carlos Padial.

“A veces quiero hablar de otras cosas, pero la gente siempre viene a preguntarme acerca de mi vida amorosa. Cuando estaba casada, nadie quería saber de mi relación y hoy es una locura lidiar con eso y será así hasta que entiendan que el amor es libre y que somos más que una preferencia sexual”, afirma García.

Hablar de un hombre homosexual y de una mujer lesbiana, subrayó, ya es normal, pero la comunidad transgénero todavía atraviesa por una situación difícil debido a que padecen mucho la discriminación.

“En muchos países, los transgénero no pueden cambiar su acta de nacimiento al nombre que deseen y tampoco les es permitido vestirse como quieran para ir a trabajar. En tanto cosas así no cambien, seguirán sucediendo marchas por muchos años más. Ojalá algún día tengamos un gobierno que nos acoja”.

Un disco con rostro de mujer

Kany García se encuentra en México para presentar su más reciente disco titulado Contra el viento, en el que incluye el tema Remamos a dueto con la mexicana Natalia Lafourcade.

Antes de cada canción destaca una introducción con las palabras de una personalidad: Natti Natasha, Mercedes Sosa, Thalía, Lila Downs y Sofía Vergara, por citar algunas. Asimismo, incluye colaboraciones con Fito Páez, Tommy Torres y una muy especial de Joaquín Sabina.

“Quise que mi disco tuviera una cara muy de mujer justo en el momento que el género femenino está teniendo mucha exposición. Busqué entrevistas de mujeres para tomar pensamientos que fui plasmando y que le daban sentido a cada tema”, comentó.

De Joaquín Sabina guarda una anécdota peculiar, pues lo conoció cantándole con guitarra en mano hasta que la invitó a pasar el Año Nuevo con su familia en su casa de Madrid, España.

“Su casa estaba llena de obras, de pinturas. Cuando fui al baño, no sabía cómo salir de ahí debido a que quedé sorprendida por la cantidad de pinturas tan lindas que había, todo era una obra de arte.

“Le pregunté a su esposa por quién había hecho todo eso y me dijo que Joaquín. Entonces, le pedí que una de esas pinturas fuera la carátula de mi disco y su respuesta fue ‘no’, pues proponía pintar algo en específico.

“Fueron muchísimas copas las que bebimos y para el 1 de enero pensé que no se acordaría de eso. En febrero recibí la llamada de su esposa pidiéndome información del álbum porque Joaquín estaba listo para pintar”, recordó.

El caso de Fito Páez también tiene un sentido especial. Lo conoció en noviembre del año pasado. Le contó de su álbum y de su carrera, luego buscó en sus canciones viejas que quizá la gente no conocía y se encontró con Las palabras.

“Me gustó porque estamos viviendo un tiempo en que a la gente no le interesan las palabras en la música, no las están cuidando. El tema es un homenaje a ellas, a las buenas y malas palabras que se nos quedan para toda la vida”, concluyó.

-Fin de nota-