El T-MEC será opacado si México no frena éxodo centroamericano: experta

La entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) sería opacada si el gobierno mexicano no lograra detener el flujo masivo de migrantes centroamericanos y tampoco...

La entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) sería opacada si el gobierno mexicano no lograra detener el flujo masivo de migrantes centroamericanos y tampoco garantizara los recursos económicos para darles asilo.

Rocío Méndez, especialista en Negocios y Comercio Exterior, advirtió que el T-MEC no garantiza, de ninguna manera, que sea respetado completamente “en pie y letra” por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Destacó que si bien hay grandes expectativas respecto a que el acuerdo dará certidumbre a las inversiones y estabilidad económica, los efectos serán visibles a largo plazo, es decir, a partir del cuarto o quinto año de vigencia.

La también académica de la Universidad Nacional Autónoma de México advirtió que “los efectos en la economía mexicana se verán en el largo plazo, es decir de cuatro a cinco años en los que se podrá constatar si efectivamente nuestro T-MEC ha sido benéfico o perjudicial para la economía del país”.

En entrevista con Notimex, Méndez dijo que México tendrá que seguir trabajando a la par con el gobierno de Estados Unidos en materia de migración. “Entonces México podrá tener la certeza de que los beneficios del T-MEC serán palpables a corto plazo", aseveró.

La experta fue entrevistada luego de que este martes el Senado de la República dio primera lectura al dictamen que ratifica el T-MEC, con la alta probabilidad de que se apruebe en la sesión de este mismo miércoles.

“De lo contrario, el triunfo de la ratificación del TMEC se verá completamente opacado por la amplia crisis humanitaria por la que podríamos atravesar por el éxodo centroamericano”, expresó.

Por otra parte, la académica consideró que hay grandes expectativas con la aprobación del T-MEC, sobre todo en el sector agropecuario y agroindustrial, que serían los más favorecidos y que compensaría la disminución de producción en materia de manufacturas.

Rocío Méndez previó que con la entrada en vigor del T-MEC, una vez que sea aprobado por los tres países que los componen, se espera la reconfiguración del comercio trilateral.

Señaló que habría dos puntos clave a los que se deberá dar seguimiento una vez que entre en vigor el nuevo tratado que sustituye al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El primero sería en materia laboral, en el sentido de que los lineamientos de la reforma laboral en México sean suficientes y equilibrarlas con las demandas políticas de Estados Unidos.

“Habrá que estar atentos a que, efectivamente las empresas transnacionales que se ubicarán en nuestro país respetarán ese nuevo marco normativo con respecto a la reforma laboral”, señaló.

El segundo punto a observar es la manufactura en el sector automotriz, ya que es una industria sensible México y habrá de enfrentarse al requerimiento de cumplir con los porcentajes de los insumos de origen de la zona norte que favorezcan el crecimiento económico de las zona T-MEC.

Rocío Méndez resaltó que se amplían las ventajas del T-MEC para el país por el hecho de que a partir del primer trimestre del año, a México se le denominó como el primer socio comercial de Estados Unidos al desbancar a China, en medio de la guerra comercial con entre esas dos naciones.

“Eso nos da mayor fortaleza económica y también un punto de credibilidad a nivel internacional. Da un despunte formidable a la economía porque otorga certidumbre en cuestión de inversión extranjera, estabilidad económica y credibilidad internacional”, aseguró.