Decreto de armas de Bolsonaro aún con posibilidades de ser aprobado

El decreto sobre la portación de armas impulsado por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aún se mantiene vivo, luego que el pleno del Senado revocó la resolución que facilita a la población el...

El decreto sobre la portación de armas impulsado por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aún se mantiene vivo, luego que el pleno del Senado revocó la resolución que facilita a la población el acceso a la compra y posesión de armas de fuego y que ahora deberá analizar la Cámara de Diputados.

El Senado, tras un intenso debate, aprobó la noche del martes con 47 votos a favor y 28 en contra, la revocación del decreto, que la semana pasada ya había sido rechazado por la Comisión de Constitución y Justicia (CCJ) con 15 votos frente a nueve.

La resolución del Senado ahora pasará a la cámara baja, a la que Bolsonaro apeló tras conocer la votación de los senadores.

“Por 47 a 28, el Senado derrotó nuestro decreto sobre posesión de armas de fuego. Esperamos que la Cámara no siga al Senado, manteniendo la validez de nuestro Decreto, respetando el Referéndum de 2005 y el legítimo derecho a la defensa”, escribió el mandatario en su cuenta de la red Twitter.

Luego cuestionó “¿quién deja de tener acceso a las armas de fuego con las leyes de desarme, el ciudadano que sólo quiere protegerse o el criminal, que, por definición, no sigue las leyes?”

“¡El derecho a la legítima defensa no puede seguir siendo violado!”, indicó en otro tuit.

Agencia Brasil informó que los senadores aprobaron un Proyecto de Decreto Legislativo, del senador Randolfe Rodrigues y de otros legisladores. El decreto pasa ahora para su análisis y debate en la Cámara de Diputados.

La mayoría de los senadores argumentó que la modificación a las leyes para el acceso a las armas por medio de un decreto es inconstitucional, ya que debería ser efectuada a través de un proyecto de ley.

Luego que la CCJ rechazó el decreto, varios senadores recibieron amenazas de muerte, tras posicionarse en contra de esa iniciativa.

Según analistas, la cámara baja deberá decidir si aprueba o rechaza el decreto en medio de presiones de la industria de armas y del sector agrícola, dos pilares que apoyaron la elección presidencial de Bolsonaro.

El decreto de Bolsonaro amplía el derecho a portar armas a gran parte de la población, en especial a cualquier persona que viva en zonas rurales para defenderse, y eleva de cinco mil a 50 mil el número de municiones que cada propietario puede poseer al año.

-Fin de nota-