> Vibra el público con dos estrenos de danza en el Palacio de Bellas Artes

Vibra el público con dos estrenos de danza en el Palacio de Bellas Artes

El Palacio de Bellas Artes fue escenario este domingo de dos estrenos: "Barba azul" (Grand pas de deux électrique), en versión del bailarín y coreógrafo ruso Vasily Medvedev, y el "Concierto para...

El Palacio de Bellas Artes fue escenario este domingo de dos estrenos: "Barba azul" (Grand pas de deux électrique), en versión del bailarín y coreógrafo ruso Vasily Medvedev, y el "Concierto para violín", una pieza coreográfica de la mexicana Yazmín Barragán.

Con estos dos estrenos, uno de ellos mexicano, y la reposición de "Carmina Burana", la Compañía Nacional de Danza volvió a la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes, en donde la gente vibró y aplaudió durante todo el espectáculo.

El programa comenzó con el estreno en México de "Barba azul", con música de Peter Schenk y en versión del coreógrafo ruso Vasily Medvedev, miembro del Consejo Internacional de Danza de la Unesco, basada en la pieza original de Marius Petipa.

Se trata de una obra de estilo clásico, donde, a través del ballet y del 'pas de deux', se cuenta la historia de amor entre Isaura y Arturo, símbolos del fin del siglo XIX, cuando se descubrió la electricidad.

La segunda obra ofreció una cara distinta, fresca y original de la Compañía Nacional de Danza, a través del estreno mundial del "Concierto para violín", una pieza coreográfica de la mexicana Yazmín Barragán, inspirada en la música de Piotr Ilich Chaikovski.

La intención no era mostrar una historia en específico, ni que se tratara de una pieza celebratoria, sino expresar a través del concierto de Chaikovski un amor muy contenido, sin proyectar felicidad pero tampoco tristeza, sino melancolía.

El programa culminó con la reposición de la cantata escénica "Carmina Burana" de Carl Orff, basada en textos de los siglos XII y XIII del Códice de Beuren, que ilustra los ascensos y descensos que el hombre experimenta durante su vida.

Un aspecto que muestra la puesta en escena de la coreógrafa mexicana Nellie Happee, una de las fundadoras de la Compañía Nacional de Danza, es el cuerpo de baile masculino, en contraste con el repertorio clásico que se concentra mucho en la figura femenina.

El estilo contemporáneo permitió trabajar cuadros para los varones, que son 10 bailarines, y explotar su potencial para mostrarlo al público. 

La obra fue estrenada en 1983 como una producción especial para el XI Festival Internacional Cervantino, y posteriormente se trasladó al Palacio de Bellas Artes.

Está integrada por 25 cuadros escénicos, cada uno de los cuales cuenta con su propio carácter, que van construyendo una imagen recurrente sobre la pasión, reflejada en las acciones y expresiones de los artistas que conforman la obra.

La versión mexicana de la cantata medieval reunió en un mismo escenario la participación del Coro y Orquesta del Teatro de Bellas Artes, bajo la dirección de Sylvain Gasançon, junto a la Compañía Nacional de Danza.

Esta fusión recreó la selección de poemas de los goliardos, monjes errantes medievales que escribían en una combinación de latín, alemán y francés medieval, en los cuales se celebra a la naturaleza, el placer, el amor y la sensualidad, permeados de sátira sobre la sociedad de la época.

-Fin de nota-