Defensor de la dificultad como vía hacia el saber, promotor de la cultura y las letras mexicanas, el poeta, escritor y editor Jaime Labastida Ochoa aseguró que en tiempos de recortes y ajustes no se respeta a la cultura.

Derivado del plan de austeridad impulsado por el gobierno federal, el integrante del grupo de poetas “La espiga amotinada” al lado de Juan Bañuelos, Óscar Oliva, Jaime Augusto Shelley y Eraclio Zepeda, ve una cultura sometida a continuos ataques.

“La cultura en México es atacada por todos los frentes; es una situación muy difícil porque la cultura no se puede sostener por sí sola, es una inversión que debe hacerse por ella y en ella misma; no hay manera de que paguen a los autores lo mismo que se le paga a un boxeador o futbolista”, dijo en entrevista a Notimex.

El actual director de Siglo XXI Editores, uno de los proyectos editoriales más importantes de América Latina, es preciso y deja claro “que haya si no gobernantes, por lo menos cultos que respeten la cultura, que la amen y la propicien”.

Rodeado de medallas, obra gráfica, pinturas y fotografías familiares, el autor que cumplirá 80 años de vida mañana sábado 15 de junio, puso como ejemplo a Luis XIV de Francia, el llamado “Rey Sol”, quien de manera formidable “desarrolló las artes” en su época.

“Le dio al más grande artista plástico de su tiempo, al caballero Gian Lorenzo Bernini -el autor de las columnas que dieron nacimiento al arte barroco en Roma-, un salario para que adiestrara a escritores franceses durante varios años.

”Sostuvo a grandes músicos durante su reinado y propicio a grandes autores de drama como Molière. Así como del ciclo de Pericles en Atenas, se puede hablar de un ciclo de Luis XIV, el ‘Rey Sol’, en Europa... y fue el ejemplo”, añadió.

A tres siglos de distancia del monarca francés, quien viviera de 1638 a 1715, Jaime Labastida pugnó por generar las condiciones necesarias para impulsar todas las artes, si bien no como en el llamado “Siglo de Luis XIV”, sí en épocas en donde se le dio énfasis al desarrollo del arte nacional.

Con una extensa labor en el periodismo y difusión cultural durante 60 años ininterrumpidos y distinguido con varios premios, entre ellos el Xavier Villaurrutia en 1996, el Premio Ciencias y Artes 2009, así como la Cruz al Mérito concedida por el presidente de Alemania en 2001, Jaime Labastida no pierde las esperanzas en “graduarse” de las letras con un Premio Cervantes de Literatura.

“Me satisfaría mucho que en algún momento me reconocieran con el Premio Cervantes, eso sería muy satisfactorio porque es el mayor reconocimiento que se otorga a la lengua española y soy un autor de lengua española. No si me hayan postulado o en algún momento me vayan a postular.

”Me agradaría mucho que me postularan y, obvio, tenerlo; pero los premios son aleatorios, depende mucho de los jurados... y hay jurados que llegan con una intención totalmente determinada, adoptando la posición de los candidatos posibles y dicen: éste es el que quiero que gane y al final luchan en favor suyo. Es difícil saberlo, pero no imposible”, externó.

Por sus 80 años de vida, la Academia Mexicana de la Lengua (AML) le rendirá un homenaje en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes el domingo 16 de junio, con la presencia del actual presidente de esa institución, Gonzalo Celorio, así como sus colegas Jorge Ruiz Dueñas y Adolfo Castañón.

Además el pasado 12 de junio fue objeto de un reconocimiento en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde estuvo acompañado de Alberto Vidal, Jorge E. Linares, Eduardo Casar y Mariana Osuna.

“No somos muchos en el mundo los que lleguemos después de tantos años cumplir 80 año de vida, aunque la Medicina nos ha permitido vivir mucho más. En la Edad Media un Papa ya era viejo a los 35 años, la gente que sobrepasaba los 50 era excepcional y quien viviera 70 era un fenómeno.

”Hoy no, es más frecuente encontrar octogenarios y nonagenarios, como es el caso del príncipe Felipe de Edimburgo que acaba de cumplir 98 años, así que espero no vivir tanto y darle guerra a la gente por tanto tiempo. Ochenta años son muchos, los he vivido plenamente, habré cometido errores y muchos, pero no tiene caso arrepentirse de los que he cometido”, externó.

A diferencia de su hermano Francisco Labastida Ochoa, quien incursionó en la política, Jaime dijo que ha encontrado en las letras una satisfacción propia, que no viene desde que emprendió el proyecto editorial Siglo XXI, sino desde la infancia.

“Encontré en las letras una satisfacción propia, pues yo no podría ser lo que soy sin haberme dedicado a las letras; desde muy joven fue mi mayor interés, pero evidentemente desde niño empecé a leer y a escribir... eso me ha interesado siempre”, platicó.

“Me interesa también la política, desde luego, soy un animal que vive en la ciudad y por lo tanto un animal político en el sentido de que me interesa lo que pase en la urbe; no me he dedicado a la política como actividad, me interesa la política como objeto de observación, de análisis, como objeto de crítica, pero no como actividad para desarrollarla”, aclaró.

Pese al largo camino que ha recorrido en la literatura, el editor, poeta y filósofo nacido en 1939 en Los Mochis, Sinaloa, se encuentra colmado de proyectos y tareas que emprende con una gran vitalidad, entre ellos “Lección de poesía”, un texto que en breve saldrá a la luz bajo el sello a su cargo.

-Fin de nota-