Sea Watch se niega a devolver inmigrantes rescatados en el Mediterráneo

La organización humanitaria Sea Watch se negó hoy a desembarcar en Libia a los 52 inmigrantes que rescató en el Mediterráneo, al considerar que Trípoli no es un puerto seguro, y en medio de...

La organización humanitaria Sea Watch se negó hoy a desembarcar en Libia a los 52 inmigrantes que rescató en el Mediterráneo, al considerar que Trípoli no es un puerto seguro, y en medio de acusaciones del gobierno italiano de “secuestro político”.

Sea Watch “no desembarcará a los náufragos en Libia. Trípoli no es un puerto seguro. Devolver forzosamente a personas salvadas en el mar a un país en guerra, para que las encarcelen y torturen, es un crimen", advirtió la organización, según reportes del periódico italiano La Repubblica.

“Es una vergüenza que Italia promueva estas atrocidades y que los gobiernos de la Unión Europea sean sus cómplices", consideró la organización no gubernamental (ONG).

Según organismos sin fines de lucro, esta es la primera vez que Libia asigna un puerto a un barco humanitario, lo que consideraron una provocación y una “trampa”, ya que ningún organismo humanitario devolvería a los inmigrantes a un lugar en el que corren altos riesgos.

"Las personas a bordo (en una nave de Sea Watch) escapan de países en guerra y, como capitán de un barco con bandera europea, no puedo asumir la responsabilidad de devolverlas forzosamente”, subrayó la organización ONG en un comunicado, según el sitio alemán DW.

“Por lo tanto estamos obligados a desoír la indicación de Trípoli como puerto seguro y pedir uno acorde con la ley de búsqueda y rescate de refugiados y los derechos humanos", enfatizó.

Tras conocer la negativa de Sea Watch, el ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, promotor de fronteras cerradas a los inmigrantes, acusó a la organización humanitaria de secuestrar a los inmigrantes por motivos políticos.

“Sea Watch ¿no quiere llevarlos a Libia? Entonces que explique por qué le pidió a Trípoli un refugio seguro. Y por qué, después de la respuesta positiva, esperó horas frente a la costa africana. Tenía la vía libre para desembarcar, la actitud de Sea Watch parece un verdadero y propio secuestro por razones políticas”, señaló Salvini.

Arremetió que el barco de la ONG con los más de 50 inmigrantes se localiza “a 38 millas de la costa de Libia; a 125 millas de (la isla italiana) Lampedusa; a 78 millas de Túnez; y a 170 millas de Malta. Las autoridades libias han asignado oficialmente a Trípoli como puerto más cerca del desembarque: si el 'buque ilegal' desobedece, poniendo en riesgo la vida de los inmigrantes, responderá completamente ", advirtió.

El Consejo de Ministros italiano aprobó el martes sancionar con altas multas a los buques que no respetan la prohibición de entrada en aguas territoriales italianas, un decreto ley que aún tiene que ser aprobado por el Parlamento.

-Fin de nota-