La antropología y la arqueología mexicana del siglo XX podrán ser conocidas y comprendidas por la ciudadanía a través del Archivo Eusebio Dávalos Hurtado, que alberga la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia (BNAH)

En un comunicado, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó que la colección previamente catalogada y clasificada reúne mil 556 registros, entre documentos personales y oficiales, notas de campo, apuntes, hemerografía, impresos y boletines y más de mil 620 fotografías.

Eusebio Dávalos Hurtado (1909-1968), médico y antropólogo mexicano figuró como uno de los principales pilares de la antropología mexicana y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), recinto cultural que dirigió de 1956 a 1968.

Las fichas correspondientes podrán ser consultadas en la página web de la BNAH, mismas que serán sometidas a digitalización este año. La biblioteca surge con el propósito de conservar y difundir el patrimonio cultural documental de México.

Al respecto, la historiadora y responsable del Archivo Histórico Institucional de la Biblioteca Beatriz Nievez Rivera destacó que la colección abarca de 1934 a 1968 y es una fuente importante para conocer y entender la antropología y la arqueología mexicana del siglo XX.

El acervo Eusebio Dávalos Hurtado forma parte del Proyecto de Colecciones Personales, el cual integra los archivos de personajes como Alfonso Caso, Silvio Zavala, Fernando Cámara Barbachano, Gabriel Moedano y Eulalia Guzmán, por su relación con la vida académica, histórica o pública del país.

Luego de su clasificación, el archivo fue expuesto a una limpieza el cual requirió posteriormente de la colocación y distribución en una carpeta de hojas de papel cultural.

Finalmente se consignaron las fotografías en guardas transparentes de polipropileno que en su conjunto fueron depositadas e incluidas a la colección en cajas del mismo material.

Aunque el acervo llegó en buen estado, dijo la responsable, se identificaron materiales agresivos como pegamentos, grapas o alfileres con las que se sujetaban las imágenes que tenían algún daño mínimo o estaban sucias.

"Se retiraron los materiales perjudiciales y se hizo una limpieza general. Después se resguardaron cada uno de los mil 200 retratos que estaban sueltos; el resto integran las secciones Asuntos personales, Formación académica, Trayectoria profesional, Investigaciones científicas y antropológicas, Crónicas periodísticas, In memoriam, Impresos, Fotografías del Dr. Eusebio Dávalos e Investigaciones antropológicas de otros autores".

El descubrimiento de la Tumba de Pakal situada en Palenque, Chiapas, y del sitio arqueológico de Bonampak, así como del inicio de la restauración de los murales de esta entidad, son algunos de los lugares que son rescatados en las imágenes.

Además de las zonas arqueológicas de La Venta en Tabasco, Zaachila y Mitla en Oaxaca, Tula en Hidalgo, Tajín en Veracruz y Teotihuacán y Tlatilco, del Estado de México, que se suman a los documentos y fotografías resguardados.

Respecto al material que refiere la vida personal y académica del antropólogo mexicano se encuentran en el archivo documentos como su correspondencia personal la cual da cuenta de su relación con grandes personalidades como Paul Rivet (1876-1958), Juan Comas (1900-1979) y Silvio Zavala (1909-2014).

"Sobresale también el intercambio epistolar con el entonces presidente Adolfo López Mateos (1910-1969) sobre la creación del MNA", mencionó la historiadora.

De la misma manera se podrán visualizar identificaciones y títulos profesionales en medicina homeopática, antropología física y ciencias biológicas, el trabajo y la trayectoria de Eusebio en el INAH y un total de 16 condecoraciones otorgadas por gobiernos como Alemania, Francia, Italia, entre otros.

Sobre la vida del mexicano, sus viajes así como a los eventos sociales y religiosos a los que asistió se encontrarán entre otras cosas una serie fotográfica de la familia Dávalos Hurtado integrada por 404 retratos.

Poco más de mil 200 imágenes restantes se sumarán a este acervo, el cual cuenta con un registro de las visitas que el antropólogo tuvo a diferentes recintos culturales y zonas arqueológicas del país como Teotihuacan y el Museo Nacional de Antropología (MNA).

La obra del autor identifica los restos de Hernán Cortés y del estudio para descartar la autenticidad de los restos de Cuauhtémoc que realizó en colaboración con el antropólogo físico Jorge Acosta.

Los documentos elaborados para el traslado de los restos de Eusebio Dávalos Hurtado a la Rotonda de las Personas Ilustres del Panteón de Dolores se encuentra en el apartado In memoriam en donde son consignados.

"Durante su gestión se realizaron proyectos emblemáticos que han quedado como testimonio de la grandeza de las culturas que habitaron lo que hoy es nuestro país, de ahí la importancia de este acervo", concluyó Nievez Rivera.