ONU pide diálogo pacífico en Sudán para elección de autoridad civil

El secretario general de la ONU, António Guterres, condenó enérgicamente la violencia y los informes sobre el uso excesivo de la fuerza contra civiles por parte de militares sudaneses, que han...

 El secretario general de la ONU, António Guterres, condenó enérgicamente la violencia y los informes sobre el uso excesivo de la fuerza contra civiles por parte de militares sudaneses, que han dejado muertos y heridos, informó hoy Noticias ONU.

Las conversaciones entre militares y manifestantes para la creación de un consejo soberano de transición, que tome el poder tras la renuncia del expresidente de Sudán Al Bashir el pasado 11 de abril, siguen estancadas tras la huelga general convocada por la sociedad civil la semana pasada.

Guterres condenó el uso de la fuerza para dispersar a manifestantes en la concentración popular que rodea la sede del Estado Mayor de la Defensa, y dijo estar alarmado por las denuncias que aseguran que las autoridades dispararon dentro de instalaciones médicas, en un comunicado publicado por su portavoz.

De acuerdo con fuentes de los grupos civiles, al menos 30 personas murieron por la acción de las fuerzas de seguridad, que arrasaron las barricadas de los manifstantes que mantenían un plantón frente a la sede del Ejército.

El portavoz Stepháne Dujarric aseguró ante periodistas en la sede de la ONU en Nueva York, que "el secretario general recuerda al Consejo Militar de Transición su responsabilidad por la seguridad y protección de los ciudadanos de Sudán, e insta a todas las partes a actuar con la máxima moderación".

Agregó que "esto incluye la responsabilidad de defender los derechos humanos de todos los ciudadanos, incluido el derecho a la libertad de reunión y de expresión". Guterres también solicitó acceso sin trabas para brindar atención en el lugar de la concentración y en los hospitales para atender a los heridos.

"El secretario general exhorta a las autoridades sudanesas a facilitar una investigación independiente sobre las muertes y responsabilizar a los perpetradores", añadió Dujarric.

El titular de la ONU también pidió a las partes continuar con el diálogo pacífico y mantener el rumbo de las negociaciones sobre la transferencia del poder a una autoridad de transición liderada por civiles, como lo exige la Unión Africana.

"Las Naciones Unidas están comprometidas a trabajar con la Unión Africana en apoyo de este proceso y están dispuestas a apoyar a las partes interesadas sudanesas en sus esfuerzos por construir una paz duradera", reiteró el portavoz.

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, también lamentó los hechos ocurridos en Sudán, especialmente el uso de municiones reales en los campamentos de protesta en Jartum.

"En los últimos meses los manifestantes en Sudán han sido una inspiración, se han manifestado pacíficamente y han trabajado para colaborar con el Consejo Militar de Transición. Lamento totalmente el aparente uso de fuerza excesiva en los campos de protesta", dijo Bachelet.

"Insto a las fuerzas de seguridad a que pongan fin de inmediato a tales ataques y garanticen un acceso seguro y sin trabas a la atención médica para todos", aseguró en un comunicado.

Bachelet enfatizó que aquellos que ejercen sus derechos a la libertad de reunión y expresión pacífica deben ser protegidos y no deben ser objeto de ataques ni detenidos, ya que se trata de un principio fundamental del derecho internacional.

"Una vez más pido a las autoridades hacer un esfuerzo concertado que conduzca a una rápida transición hacia una administración civil. El uso excesivo de la fuerza debe investigarse con prontitud e independientemente, y los responsables deben comparecer ante la justicia", afirmó.

"No se debe permitir que continúen las violaciones de derechos humanos que han marcado la historia de Sudán y que provocaron las protestas sostenidas en los últimos seis meses. Este es un verdadero revés", concluyó Bachelet.

-Fin de nota-