El 48 por ciento de los ciclistas considera la falta de seguridad vial como una de las principales limitantes para el uso de la bicicleta, mientras que 21 por ciento señala la carencia de infraestructura adecuada, de acuerdo con la publicación del Perfil del Ciclista.

En el marco del Día Mundial de la Bicicleta, declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, se presentaron tanto en el Perfil Ciclista como la actualización del Ranking Ciclociudades 2018 en ciudades mexicanas.

De acuerdo con información de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), el Perfil Ciclista 2018 fue elaborado a partir de entrevistas a más de dos mil usuarios de bicicleta en León, Hermosillo, Mérida, Morelia y Tlaquepaque.

“El 48 por ciento de la población ciclista encuestada en las ciudades CiClim identificó la falta de seguridad vial y 21 por ciento la falta de infraestructura vial ciclista adecuada como la principal dificultad para usar la bicicleta”.

De acuerdo con la dependencia federal, los resultados muestran que una política de movilidad activa que logre atraer a más usuarios de la bicicleta tiene un gran potencial de sostenibilidad y no sólo contribuye al desarrollo social y económico.

La frecuencia de uso de la bicicleta es alta, ya que en promedio 84 por ciento de las personas encuestadas usa la bicicleta por lo menos cinco días a la semana.

La bicicleta facilita el acceso a oportunidades económicas y educativas, ya que las personas usuarias de la bicicleta se trasladan mayoritariamente a lugares de empleo (76 por ciento), seguido de compras (46 por ciento), ocio (38 por ciento) y finalmente estudios (17 por ciento en promedio).

También se destacó que el uso de la bicicleta permite generar ahorros significativos en comparación con otros modos de transporte, al tomar en cuenta que en promedio el salario mensual de los ciclistas encuestados es de cinco mil 873 pesos.

Respecto al Ranking Ciclociudades, las 25 ciudades evaluadas en 2018 a nivel nacional muestran un avance sobresaliente en el eje de regulación, con más de la mitad de las ciudades evaluadas con resultados significativos al respecto, destacando Guadalajara, Querétaro y Cancún.

La metodología de la edición 2018 fue actualizada con nuevos aspectos como la inclusión de la bicicleta como modo de transporte en estrategias de cambio climático, la perspectiva de género e inversión en infraestructura con fondos locales.

En este contexto, la Sedatu destacó que se impulsan esquemas de movilidad sustentable y movilidad activa y no motorizada dentro de sus programas territoriales.

-Fin de nota-