El cantautor argentino Pablo Krantz afirmó estar feliz por haber cumplido el objetivo en su primer concierto en México, la noche del viernes: hacer que la gente conectara con su propuesta musical, que incluyó un recorrido por su trayectoria, en el marco de las Fiestas del Pitic.

“Logré hacer que el público aullara en una de las canciones y que hiciera palmas en varios temas, de los más rítmicos, que cantara conmigo uno de los estribillos, hubo una reacción muy buena”, declaró en entrevista telefónica con Notimex.

La asistencia fue variada, por un lado, hubo melómanos que conocían bien su música y que llegó especialmente para escucharlo y también disfrutaron del concierto personas que simplemente pasaron por ahí y que se acercaron a conocerlo.

Después de su show, algunos quisieron tomarse una foto con el artista, otros intercambiaron palabras e incluso hubo quienes le dieron abrazo, algo que le dio gusto al también escritor y traductor literario.

Por esto mismo, describió esta presentación al aire libre, como algo espectacular, que se realizó en el callejón Velasco, ubicado entre el Palacio Municipal y el Palacio de Gobierno, los cuales son unidos por un puente.

“Toqué justo debajo de ese puente, sobre una vista espectacular, de la catedral, con un excelente sonido, me sentí muy a gusto tocando aquí en mi primer concierto en México”, aseveró.

El citado festival, cuya primera edición se realizó en 2003, es uno de los más grandes que hay en esta ciudad, que reúne a miles de personas a lo largo de diferentes eventos en el Centro Histórico.

Krantz afirma que tiene la satisfacción de conocer, durante esta visita a México, a personas con quienes encuentra muchas similitudes y coincidencias de impresiones acerca del oficio del músico y todo lo que hace falta para continuar con este trabajo tan peculiar que es componer canciones y difundirlas entre la audiencia.

En este concierto, el intérprete tocó piezas de sus más recientes discos, como por ejemplo “Quiero aburrirme en tus fiestas familiares”, que es una de las más conocidas de él, o bien “Las canciones de amor me arruinaron la vida”.

También incluyó “La vie en rose” de Edith Piaf, así como un tango clásico que ha tocado durante hace años “Mano a mano” y una versión en francés de la cumbia “Corazón valiente” de la cantante argentina Gilda.

-Fin de nota-