Pianista Rubén González brilló entre las estrellas de la música cubana

El pianista Rubén González, uno de los máximos exponentes del son cubano que alcanzó fama a nivel mundial con el disco y la película biográfica del proyecto musical Buena Vista Social Club, es...

El pianista Rubén González, uno de los máximos exponentes del son cubano que alcanzó fama a nivel mundial con el disco y la película biográfica del proyecto musical Buena Vista Social Club, es recordado en el mundo de la música a 100 años de su nacimiento.

De acuerdo con el sitio World Wide Cuban Music, González participó en la Jazz Band Siboney, la Orquesta Riverside, la Orquesta de La Radio y La Televisión Cubana y el Conjunto de Arsenio Rodríguez, a quien reconoció como su maestro en el son cubano.

Nació en la región central de la isla de Cuba, en la Provincia de Villa Clara, el 26 de mayo de 1919. Antes de encontrar su verdadera vocación y pasión, estudió Medicina y se recibió como maestro normalista.

Cuando decidió que su vida sería la música, se mudó a La Habana, lugar donde se relacionó con diversas agrupaciones junto a las que comenzó a tocar en algunos bares y hoteles representativos de la región.

Luego de probar suerte en varios lugares, llegó a las filas de la Orquesta América, reconocida como una de las mejores en lo que a música popular cubana respecta. Además, participó con Enrique Jorrín, creador del chachachá.

Según el sitio de la agrupación Buenavista Social Club, González viajó por América Latina entre 1940 y 1950, y fue uno de los principales solistas del proyecto Estrellas de Areito, en La Habana.

Tras una temporada de conciertos con la orquesta, el pianista, cansado del ritmo de vida que llevaba y la artrosis que lo inmovilizaba, cerró la tapa de su instrumento y se marchó a casa, donde vivió con sus recuerdos durante más de tres décadas.

No obstante, en 1996 hizo reverdecer la tradición sonera y grabó con Buena Vista Social Club, ensamble con el que ganó un Grammy ese mismo año, según el portal de internet de la agrupación cubana.

Después del gran éxito que alcanzó con la formación musical, González grabó en solitario los álbumes Introducing y Chanchullo.

Aunque gran parte del mundo considera que fue Buena Vista Social Club la que lanzó a Rubén González a la fama, su talento y pasión por la música fueron notorios desde que era joven.

Junto a Ibrahim Ferrer y Omara Portuondo, recibió en 2002 la Orden "Félix Varela", una de las máximas distinciones cubanas que reconoce las aportaciones a la cultura.

Sus biógrafos consignan que el pianista se distinguió por su dominio de los géneros populares y ganó fama con sus solos en el danzón, la guaracha y el chachachá, así como por su elegante forma de ejecutar el piano. Rubén González falleció el 8 de diciembre de 2003 en La Habana, Cuba, a los 84 años.

-Fin de nota-