Autoridades forestales en Tabasco informaron que la superficie afectada a la fecha por 29 incendios atendidos ha sido de dos mil 341 hectáreas, un 50 por ciento menos en comparación al mismo periodo de 2018.

El suplente legal de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) en la entidad, Claudio Rafael Calderón, señaló lo anterior debido al trabajo interinstitucional y de prevención en zonas de alto riesgo como la reserva de la biósfera Los Pantanos de Centla.

Expuso que con la estrategia desplegada entre varias instituciones se evitó un daño que pudo llegar a las 35 mil hectáreas.

En rueda de prensa luego de una reunión privada entre los participantes de la Comisión de Combate a Incendios Agropecuarios y Forestales, mencionó que desde febrero se acudió a las comunidades rurales para impartir talleres de prevención y capacitación.

Al detectarse que en Los Pantanos de Centla ocurría la mayoría de daños, expuso que se envió por primera vez un carro-bomba de forma permanente, así como otros equipos y concentración de brigadas combatientes de la Conafor, de su contraparte estatal, de Protección Civil y de la propia reserva de la biósfera.

Por tanto, expuso, los números actuales son halagadores y muestra de la eficacia incluso ante el recorte de una de las dos brigadas rurales de la Conafor y Tabasco se ubica entre los cinco estados con menos incendios y superficie afectada en lo que va del año.

Mencionó que en el caso del Cañón del Usumacinta se han registrado tres incendios, dos extinguidos y uno más que ya está bajo control, con una afectación estimada en total de 12 hectáreas en esa región al oriente del estado.

Resaltó que toda esta estrategia evitó la desaparición de la Casa del Agua, una sala de exposiciones de la biodiversidad dentro de Los Pantanos de Centla, ante la amenaza que hubo de un incendio cercano.

Por su parte, el director de la reserva, Carlos del Villar Bedián, mencionó que en materia turística no se ha visto afectada la zona porque se ha cuidado que los brotes cercanos de fuego se eliminen de inmediato y la mayoría de los siniestros que afectan sobre todo vegetación de espadañales, ocurren en zonas alejadas.

Abundó que ya son cuatro años consecutivos de lluvias por debajo de la media en Tabasco y el año pasado fue el más difícil, por lo cual no se bajará la guardia.

En tanto, el director de la Comisión Estatal Forestal (Coefor), Miguel García Bojalil, añadió que también han participado el Ejército y la Marina Armada de México en el combate a los incendios.

Consideró que los operativos se mantendrán al menos hasta el mes de septiembre en tanto no se consoliden los pronósticos de lluvia de la temporada; “esto no ha terminado”, apuntó.

-Fin de nota-