Timmermans, defensor de las políticas sociales, busca presidir la CE

El vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, socialista, políglota de 58 años de edad, busca convertirse en el próximo presidente del organismo, dirigido por los populares...

El vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, socialista, políglota de 58 años de edad, busca convertirse en el próximo presidente del organismo, dirigido por los populares desde hace tres periodos consecutivos.

El candidato del Partido Socialista Europeo (PSE) buscará triunfar en las elecciones europeas que se realizarán del 23 al 26 de mayo para sustituir en el cargo al actual presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, de quien ha sido su mano derecha.

En diciembre pasado, el político holandés, que nació en 1961 en la ciudad de Heerlen, cercana a Maastricht, fue elegido como candidato a presidir la Comisión Europea durante el Congreso de los socialistas europeos celebrado en Lisboa, Portugal .

En esa ocasión, Timmermans señaló que los comicios europeos de esta semana “no son elecciones ordinarias. Estas elecciones decidirán el alma de Europa… necesitamos firmar un nuevo contrato social con los ciudadanos de Europa”.

Sus declaraciones en esa ocasión dejaron entrever su formación con jesuitas y franciscanos. “Me han educado jesuitas y franciscanos, los dos, y probablemente por ello hoy soy socialista”, dijo en declaraciones que citó el diario español La Vanguardia.

En su desempeño como vicepresidente primero de la Comisión Europea destacan la defensa que ha hecho del Estado de derecho y el acuerdo que estableció con Turquía en 2016 para detener la llegada de inmigrantes.

Timmermans, quien además de limburgués y holandés, habla italiano, ruso, francés, alemán e inglés, ha tenido desacuerdos con los gobiernos de Hungría y Polonia por sus polémicas políticas internas.

El político europeo ha manifestado su respaldo al gobierno español sobre Cataluña, que dejó claro en su intervención en el Parlamento Europeo en octubre de 2017 cuando señaló que es “deber de todo gobierno mantener el Estado de Derecho y eso a veces requiere el uso proporcionado de la fuerza”.

El exministro de Relaciones Exteriores holandés ha externado su apoyo a las políticas sociales y se ha pronunciado por un salario mínimo europeo, y ha sido sumamente crítico con los partidos de ultraderecha y las formaciones xenófobas y antidemocráticas en la mancomunidad.

Conocido es su apoyo al desarrollo renovable en materia de sostenibilidad, economía circular, y defensa del multilateralismo, además de buscar estrategias para que los ciudadanos europeos obtengan una vivienda digna.

Integrante de una familia católica de la provincia de Limburgo, sus estudios de Literatura francesa, Historia y Derecho Europeo los realizó en las universidades europeas Radboud de Nimega y Nancy 2.

Fue integrante del Ejército Real, donde formó parte del Servicio de Inteligencia Militar y tras completar su servicio militar, formó parte del cuerpo diplomático de los Países Bajos, ejerciendo como segundo secretario de la Embajada en Moscú durante la desintegración de la Unión Soviética.

Fue elegido diputado a finales de los años 90, puesto que desempeñó hasta 2012, cuando fue nombrado ministro del Exterior del gobierno del primer ministro, Mark Rutte.

Timmermans, padre de cuatro hijos, antes de asumir la vicepresidencia de la Comisión Europea en 2014, se desempeñó -entre otros cargos- como ministro de Relaciones Exteriores, fue integrante del parlamento holandés por el Partido Laborista Holandés y ministro de Asuntos Europeos.

Con una amplia trayectoria política, Timmermans busca presidir la Comisión Europea en momentos en que se ha manifestado a través de los debates la creciente fricción entre populares y socialistas, partidos que han estado al frente de la mancomunidad en los últimos 60 años.

-Fin de nota-