La Junta Directiva de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados se reunió con funcionarios de la Secretaría de Salud, quienes plantearon la prioridad de construir un sistema único, público y universal de salud en el Plan Nacional de Desarrollo (PND).

La subsecretaria de Integración y Desarrollo del Sector Salud, Asa Ebba Christina Laurell, resaltó la prioridad de construir un sistema de salud en dicho proyecto, basado en dos ejes fundamentales.

Se crearía el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, que atendería a la población que carece de seguridad social laboral, además de implementar el Programa de Servicios de Salud con medicamentos gratuitos para garantizar el acceso y erradicar la inequidad que prevalece, subrayó.

El diagnóstico del Sector Salud en el PND es de precariedad y requiere mejorar los servicios y su acceso, con un enfoque integral para atender la infraestructura hospitalaria y capacitación del personal médico que evite su concentración en las grandes ciudades.

Se prevé reorganizar los servicios en el primer nivel médico, a fin de que los profesionales estén capacitados y ofrezcan una atención adecuada. Para lograr este objetivo anunció un programa intensivo de preparación.

Dijo que se ha evaluado la situación de salud en los ocho estados prioritarios del sur-sureste; no obstante, aclaró que no se dejarán de atender a las demás regiones del país, por lo que se realizarán visitas de campo para detectar las condiciones y necesidades reales.

Ante los diputados, el titular de la Unidad de Administración y Finanzas de la Secretaría de Salud, Pedro Flores Jiménez, afirmó que el abasto de medicamentos es prioritario para garantizar la repartición en todas las unidades médicas y evitar la corrupción y acaparamiento de los distribuidores.

Explicó que romper ese esquema se ha logrado con la compra directa a los fabricantes, tanto de fármacos como de material de curación.

El desabasto de retrovirales se evitó con este tipo de adquisición a menores precios, que representaron ahorros por más de mil 600 millones de pesos. Con estos nuevos criterios de compra se asegura calidad a mejores costos.

Señaló que se trabaja en dos vertientes para la obtención de vacunas y la compra consolidada de medicamentos para el segundo semestre del año. Se incorporarán mecanismos inéditos para romper el esquema de los grandes distribuidores.

También anunció que se establecerá un sistema de nómina integrada para tener el control de las plazas, cuya fuente de financiamiento no está clara y es lo que provoca problemas financieros en los estados; algunos adeudan más de 10 mil millones de pesos y deben buscarse las opciones que mejoren las finanzas.

Adelantó que se pondrá en marcha un programa de basificación de plazas eventuales para el personal médico que tiene muchos años trabajando y que requiere estabilidad laboral, y recordó que para la integración del PND en el Sector Salud se llevaron a cabo foros de consulta, de los cuales se obtuvieron propuestas para el documento.

A su vez Angélica Ivonne Cisneros Luján, titular de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud, aseguró que el PND en esta materia tiene la visión de consolidar el federalismo.

"Estamos en la planeación de esa gran reforma a la salud, para que se construya conjuntamente con los sectores", con el propósito de que el Estado fortalezca su papel en la prestación de los servicios.

En su momento, aclaró, el Ejecutivo hará la propuesta al Poder Legislativo, porque este proceso implica una reforma jurídica al Artículo 77 Bis de la Ley General de Salud, en que se sustenta el Sistema de Protección Social en Salud.

Explicó que la Federalización de los servicios implica desaparecer el Seguro Popular, para evitar la separación y descentralización de funciones. "Eso de ninguna manera significa que las personas que hoy no gozan de seguridad social se vean vulneradas en los derechos que tienen para acceder a estos servicios".

-Fin de nota-