Música, danza, poesía, expresión corporal y artes marciales formaron parte del espectáculo Yo soy y existo, el cual se presentó en el Reclusorio Oriente en la Ciudad de México, con presos de este Centro de Readaptación Social, así como con internas del penal de Santa Martha Acatitla y personas liberadas.

Los miembros del elenco pusieron todo su empeño para interpretar números musicales como Yo te nombro libertad, Ante ti, San José, Tiempos mejores, Vive, Himno a la alegría, Mi éxito, Todo a pulmón, Alquimia, Transmutación, Sueño imposible, Gracias a la vida. 

Asimismo, solistas entonaron otras canciones y hubo narraciones por parte de los actores.

Los números fueron acompañados por un grupo musical en vivo integrado por un baterista, un trompetista, un guitarrista, un trombonista y un tecladista.

Además hubo acrobacias, baile con artes marciales y danza prehispánica por parte del Ballet Tlahuiztlampa.

A la función acudieron la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, y el presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, Sergio Mayer, quienes durante casi tres horas gozaron del espectáculo dirigido por Arturo Morell.

Frausto dijo a los internos que contaban con el poder de la cultura, y que el teatro es una fuerza creativa y colectiva muy importante.

“El mundo es otro cuando nos atrevemos a tocar el arte, cuando nos atrevemos a sentir y expresar lo que somos; quizá si hubieran tenido contacto, posibilidad y cauce con el arte, la historia sería distinta”.

Por ello, añadió, “estamos trabajando en aquellos lugares donde la cultura no llega, donde ha estado lejos de la posibilidad de tocar las vidas como hoy aquí, por lo que hago el compromiso de seguir apoyando este proyecto desde la Secretaría de Cultura”.

Agradeció que exista un sistema que reconoce que “todos somos seres humanos, independientemente del lugar donde nos encontremos, ya que la cultura es un derecho humano, y como muchos otros no se ha cumplido cabalmente, pero ustedes ya ejercen ese derecho”, les dijo.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, Sergio Mayer, dijo que no se cansa de acudir a verlos, porque cada vez que lo hace le tocan el corazón y le ayudan a aterrizar, y “nos damos cuenta de lo importante que tenemos allá afuera”.

Agregó que “son ustedes los que nos vuelven a dar lo que es el sentido de la vida, por eso me alimento de todos ustedes, y por eso me da gusto que la secretaria diga que apoya este tipo de proyectos comunitarios, porque perdieron su libertad, pero no su pensamiento y acceso a la cultura”.

“Vengo aquí a aprender y a llenarme de energía y de amor, y muero por llegar con mi familia, pues Yo soy y existo es hablar de la libertad, y todos los que estamos aquí regresamos a nuestras casas pero ustedes a su realidad, eso es lo fuerte”, subrayó.

Yo soy y existo forma parte del proyecto de intervención cultural Un Grito de Libertad, que durante 15 años se ha celebrado en diversos Centros de Reinserción Social del país y en el cual han participado más de cuatro mil personas privadas de su libertad, con resultados muy positivos.

Esta obra es el quinto montaje que junto a Dos Quijote, #SoyTambiénJosé, Pastorela de la Integración y Alquimia y Transmutación integran el repertorio de la compañía teatral conformada por personas privadas de su libertad y liberadas.

-Fin de nota-