El socio líder de Asesoría en el sector de Infraestructura de KPMG en México, Ignacio García de Presno, consideró que la propuesta en infraestructura del Plan Nacional de Desarrollo (PND) es poco específica.

Para el especialista, dicha propuesta no concreta, "deja un mal sabor de boca, ya que se esperaba más”, por lo que la expectativa se encuentra ahora en la presentación de los planes sectoriales, mismos que deberán abordar con claridad en la agenda nacional en la materia.

Aun cuando es un Plan de alto nivel, que aborda los temas ya conocidos, faltó especificar los cómos, tiempos, inversiones y objetivos, afirmó en entrevista con Notimex.

“Se necesita el Plan Nacional de Infraestructura que compagine con el PND, nos deja un mal sabor de boca por lo poco específico y concreto. El gobierno federal aún tiene tarea por hacer y creemos que aunque este no es muy específico, por eso esperamos que los planes sectoriales sean mucho más concretos”.

En este sentido, expuso, los planes de desarrollo presentados en los últimos dos sexenios fueron más específicos, aunque hay un lineamiento que tienen que seguir, y dependen del estilo de cada gobierno como lo difundan.

Por ello, sostuvo que los planes sectoriales deben contener lineamientos más definidos en materia de comunicaciones y transportes, así como en agua y saneamiento, que es uno de los grandes rezagos que presenta el país, y en materia de infraestructura de salud y educación.

“Son muy importantes y se tendrá que hablar sobre cuántos se estarán financiado con recursos privados y del gobierno, eso le dará una gran claridad al sector en los siguientes años”. 

Refirió que adicional a los proyectos como el Tren Maya o el nuevo aeropuerto en Santa Lucía, el país tiene necesidad de contar con mejores puertos, más vías férreas, mejores carreteras, así como de transporte masivo en varias ciudades del país, por mencionar algunos.

No obstante, también se deben conocer las acciones que se llevarán a cabo para la terminación de las obras pendientes como el Tren México-Toluca o el tren de Guadalajara, entre otras. 

A finales de abril pasado, el Ejecutivo federal envió a la Cámara de Diputados el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, que por primera vez en la historia será revisado y aprobado por el órgano legislativo.

México requiere buena planeación en infraestructura

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Eduardo Ramírez Leal, expuso por su parte que el PND está alineado al programa de trabajo del gobierno federal, aunque “los mexicanos esperábamos más”, y solicitarán que se realicen algunos cambios al mismo.

Añadió que las obras incluidas en el PND se requieren, sin embargo, diversos estados necesitan una cantidad mayor de obras.

“Nuestro compromiso es aportar ideas para que a través de Asociaciones Público Privadas u otros esquemas de financiamiento se atiendan todas las obras que no están anunciadas en el Programa, como las ampliaciones de carreteras, abastecimiento de combustible, electrificación; son muchos temas que no están incluidos por falta de recursos, seguramente”.

Mencionó que se requiere de una buena planeación a largo plazo en materia de infraestructura, por ello, continuarán buscando las modificaciones necesarias a la Ley de Obra Pública, para evitar que cada seis años “se pagan compromisos políticos”.

“Entendemos que el Ejecutivo federal quiera atender temas como la desigualdad o propiciar oportunidades de trabajo, todo eso está bien. Pero el ciclo de una buen infraestructura arranca con una buena planeación para que se hagan proyectos ejecutivos y que realmente cumplan con temas ambientales, financieros y sociales”.

De igual manera, calificó como positivo lo relacionado con los contratos existentes y aliento a la inversión privada tanto nacional como internacional, cumpliendo con el Estado de derecho, aunque también se debe de privilegiar a micro, pequeñas y medianas empresas del país, así como en caminos rurales.

Asimismo, estimó necesario que tanto en proyectos de gran magnitud como el Tren Maya y el del Istmo de Tehuantepec participen empresas mexicanas, ya que se cuenta con la capacidad para llevarlas a cabo.

Sobre el futuro de la industria, Eduardo Ramírez Leal estimó que tan solo en este año, al tomar en cuenta la inversión del gobierno y propiciando la privada, será de 1.6 por ciento, igual que el año pasado.

“En el arranque del año esperamos entre 1.0 y 2.0 por ciento, pero en este momento no andamos ni en el 1.0 por ciento, hemos tenido meses negativos y estamos haciendo la proyección con las inversionistas que se van a dar, que estemos al 1.0 por ciento”.

Tan solo, añadió, en los dos primeros meses fueron negativos para la industria, mientras que en el cuarto mes ya se registró un leve incremento.

-Fin de nota-