Organizaciones civiles quedan fuera de plan anticontingencias capitalino

En pleno Siglo XXI es imposible continuar dependiendo del viento o la lluvia para mejorar la calidad del aire, las autoridades deben ser más firmes para mejorarla, invertir y cambiar patrones de...

En pleno Siglo XXI es imposible continuar dependiendo del viento o la lluvia para mejorar la calidad del aire, las autoridades deben ser más firmes para mejorarla, invertir y cambiar patrones de movilidad, así como modificar programas, alertó el Observatorio Ciudadano de la Calidad del Aire (OCCA).

La agrupación, que integra al menos a 10 organizaciones civiles relacionadas con el cuidado ambiental, no ha sido consultada para el programa integral ambiental que será presentado este miércoles por la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

No obstante, los integrantes de la organización subrayaron la importancia de medidas como la modificación en patrones de movilidad, inversión en adaptación y mitigación del cambio climático, así como una campaña de concientización para involucrar a los ciudadanos en el cuidado ambiental, en específico para reducir el uso del automóvil.

En conferencia de prensa, expusieron algunas de sus propuestas como actualizar el programa Hoy No Circula y cambiar el de Verificación Vehicular; mayor accesibilidad urbana e inversión en movilidad sustentable, así como proveer a los habitantes de información con perspectiva de salud ambiental.

Clara Vadillo Quesada, del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo, sostuvo que una medida importante incluye triplicar la inversión en movilidad sustentable, lo cual puede lograrse con un sobreprecio a los combustibles en el Valle de México de un peso por litro de gasolina o diésel.

Planteó que 80 por ciento de los recursos deberían destinarse a la creación de más líneas de Metrobús y Mexibús, y de infraestructura peatonal y ciclista; mientras que 20 por ciento a compensaciones directas, mediante monederos electrónicos, a los prestadores de servicios públicos de transporte, así como a transportistas de alimentos frescos y perecederos.

Aunque reconocieron que algunas medidas podrían tener poco respaldo popular, recalcaron que los funcionarios encargados de dictar las medidas deben actuar como si su casa se estuviera incendiando, porque de hecho es lo que está ocurriendo.

Pablo Ernesto Ramírez Granados, de Greenpeace México, advirtió que la gente debe entender que vivimos en una emergencia climática; además, dijo, sólo 30 por ciento los miembros de los hogares mexicanos se movilizan en automóvil y el resto en transporte público, a pie o en bicicleta.

Al dar su voto de confianza al nuevo titular de la Comisión Ambiental Metropolitana (CAMe), Víctor Hugo Páramo, recalcaron que nada funcionará sin el trabajo conjunto de todas las entidades de la Zona Metropolitana del Valle de México y sin medidas obligadas, no al libre arbitrio.

“Resulta fundamental que la CAMe se vea fortalecida en sus atribuciones para coordinar las acciones”, indicó Stephan Brodziak, de El Poder del Consumidor, al tiempo que invitó a las autoridades a bajar los índices de contaminación con los que se declara una contingencia ambiental.

A su vez, Gisselle García Maning, del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), propuso incluir a las motocicletas en el Hoy No Circula, además de endurecer los requisitos para conseguir placa cero.

Alertaron que 17 mil personas mueren al año en el país debido a la mala calidad del aire, de los cuales mil 680 son menores de cinco años de edad. Las medidas, reiteraron, pueden no ser del todo atractivas para el público en general, pero es preciso que prevalezca la voluntad política de garantizar a la sociedad su derecho a la salud y a un ambiente sano.

-Fin de nota-