La voz, instrumento que une al ser humano: Salvador Guízar

Por la belleza de las artes musicales; porque la voz humana, instrumento por antonomasia, convoca como pocas cosas en la vida, y porque existe algo en su sonido que nos recuerdas cosas primigenias...

Por la belleza de las artes musicales; porque la voz humana, instrumento por antonomasia, convoca como pocas cosas en la vida, y porque existe algo en su sonido que nos recuerdas cosas primigenias fundamentales, el concierto “Voces con sentido-Lenguas y Músicas de México”, significa una experiencia multisensorial única.

Así lo definió el Maestro Salvador Guízar, miembro del Coro de Madrigalistas de Bellas Artes hace 18 años. Además de cantar ha tenido oportunidad de dirigir de modo cotidiano a ese ensamble desde hace casi 14 años, y este fin de semana, en la Biblioteca Vasconcelos, dirigió un concierto más de ese proyecto itinerante con guiños de performance.

Entrevistado por Notimex, Salvador Guízar dejó ver que desde que concibió el proyecto de música, textos y lenguas originarias de México, le hizo mucha ilusión. “Coincidió con la proclamación de 2019 como “Año Internacional de las Lenguas Indígenas” por parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)”, explicó durante el ensayo final.

El concierto se construyó a finales de 2018 y tuvo sus primeras presentaciones en enero, sobre la idea original del entrevistado, con la aceptación inmediata y unánime del coro y su director artístico, Carlos Aransay. La temática se cobija con lenguas y músicas originarias de la geografía nacional, con elementos no convencionales de un concierto tradicional.

“De la diversidad lingüística que existe en México, donde habitan al menos 68 lenguas reconocidas por lo menos 300 variantes en todo el territorio nacional, seleccionamos, por ahora, solamente seis: Náhuatl, Seri, Yaqui, Purépecha, Maya y Zapoteco”, señaló el director invitado, entre instrucciones a los técnicos del auditorio y consejos a los coristas.

El concierto es una conformación de esas seis lenguas con sus respectivas músicas, que son muy diversas también, interpretadas por el coro y el acompañamiento de cuatro músicos a lo largo de todo el programa, con adaptaciones instrumentales “ad hoc” (voz latina que significa “para esto”) y la proyección de cuentos y leyendas animadas en esas lenguas.

De enero a la fecha, explicó Salvador Guízar, se ha presentado al menos siete ocasiones en igual número de espacios, con muy buena acogida. “Así ponemos un ‘granito de arena’ no sólo en los círculos acostumbrados a recibir música de concierto, sino en escuelas y centros comunitarios para públicos que normalmente no irían a escuchar al coro”.

Desde su perspectiva de autor del concierto, como cantante y director invitado del Coro de madrigalistas, estima que el concierto llama también a la reflexión sobre la inmensa diversidad identitaria que hay en México “y la riqueza que nos ilustra ante en el mundo no solamente a través de las lenguas, sino de la música, de las artes y las artesanías”.

A través de “Voces con sentido-Lenguas y Músicas de México” se pone de manifiesto, al mismo tiempo, la manera de concebir la música y el mundo que tenemos los mexicanos. Consecuentemente, la noche de este viernes el público salió del auditorio de la Biblioteca Vasconcelos con información y conceptos históricos que no poseía cuando entró una hora antes.

“El concierto nació con un espíritu didáctico, y con el paso del tiempo se ha convertido en una labor paralela a la que realiza el Coro de Madrigalistas de Bellas Artes desde su fundación en 1938 por el maestro Luis Sandi, en el sentido de girar por todo el país mostrando las expresiones musicales de todas las épocas, estilos e idiomas”, abundó.

Esa mística ha sido adoptada por los madrigalistas como una misión permanente en sus presentaciones en los más diversos foros y salas de conciertos, auditorios y escuelas, dentro y fuera de la Ciudad de México. “El concierto se ha tornado itinerante en circuitos escolares con públicos cautivos, lo que permite formar nuevos públicos para la música coral”.

Sin embargo, abundó en sus declaraciones, “a pesar de la belleza y lo importante que son las artes musicales, no siempre tenemos el efecto que quisiéramos en el público. Por eso nuestra labor es permanente, con el espíritu fundamental de tomar esa riqueza lingüística y musical para generar un concepto general, más que un concierto convencional, un performance o la unión de ambos; la experiencia que ofrecemos es multisensorial”, dijo.

El Coro de Madrigalistas de Bellas Artes es el coro de cámara representativo del país, no solamente el más antiguo, sino el que tiene una trayectoria ininterrumpida intachable, lo que genera una garantía que ampara cada una de sus presentaciones. “La voz humana, el instrumento por antonomasia, de manera comunitaria, convoca como pocas cosas en la vida”, reiteró Guízar.

Con la emoción pintada en cada palabra, el entrevistado se dijo amante de las artes y confesó que le encanta el teatro, la literatura, la música instrumental y la pintura, pero, subrayó, “el canto en conjunto nos hace conocer terrenos no vividos, y a través de la esencia de la música, nos puede llevar a recorrer territorios que nunca imaginaríamos”.

Para él, aseveró, hay un disfrute inmenso en dirigir como director, cantar como cantante y escuchar como público. “Es algo mágico lo que ocurre con la voz, por eso seleccionamos los recintos donde nos presentamos de acuerdo con el programa a interpretar, para que lo que suene, suene bien, y el público pueda tener una experiencia conjunta”, añadió luego.

Ciertamente, el público que acompañó al Coro de Madrigalistas en este concierto, inscrito en su Segunda Temporada, quedó encantada y con el deseo de ir a otros conciertos, de éste o cualquier otro ensamble vocal. Durante la experiencia multisensorial en la Biblioteca Vasconcelos, las artes musicales triunfaron sobre la conciencia de hombres y mujeres.

-Fin de nota-