Primer ministro reclama victoria de su coalición en elección australiana

El primer ministro Scott Morrison celebró hoy la sorpresiva “victoria” de su coalición Liberal-Nacional sobre el opositor Partido Laborista en las elecciones legislativas de Australia, aunque el...

El primer ministro Scott Morrison celebró hoy la sorpresiva “victoria” de su coalición Liberal-Nacional sobre el opositor Partido Laborista en las elecciones legislativas de Australia, aunque el conteo de votos continuaba esta madrugada.

Morrison proclamó la ventaja de la coalición, después que la Comisión Electoral de Australia informó a última hora del sábado que con casi tres cuartos de los votos contabilizados, la alianza gobernante había obtenido 74 de los 151 escaños en la Cámara de Representantes.

Con esa ventaja podría alcanzar la mayoría parlamentaria, que requiere 76 asientos, para formar gobierno en solitario una vez que termine el conteo de votos, o de lo contrario tendría que hacer alianzas con otros partidos.

El primer ministro australiano proclamó como un “milagro” los resultados preliminares, ya que la coalición superó los pronósticos de las encuestas de salida que daban por hecho el triunfo del Laborista, cuyo líder Bill Shorten reconoció la derrota y anunció su renuncia a la dirigencia del partido.

“Siempre he creído en los milagros y esta noche hemos recibido uno”, declaró Morrison en una reunión con partidarios en Sydney, y destacó que “esta noche no es para mí o para el Partido Liberal, esta noche es para cada australiano que depende de su gobierno para que los ponga en primer lugar”.

Por otra parte, el líder laborista Shorten habló con sus partidarios en Melbourne, ante quienes admitió que “es obvio que el Partido Laborista no podrá formar el próximo gobierno”, dijo haber llamado a Morrison para felicitarlo, anunció su renuncia al liderazgo y pidió al partido a continuar la lucha.

Durante las campañas electorales, Morrison destacó la fortaleza de la economía del país y prometió recortar impuestos, mientras que Shorten presentó a su partido como una oportunidad para escapar del “caos” de la coalición gobernante y crear una Australia más justa.

A pesar de la proclama del primer ministro, los resultados definitivos de este proceso electoral aún tardarán en ser publicados, de acuerdo con reportes de la prensa local.

-Fin de nota-