Presenta Beatriz Gutiérrez Müller su libro Tepic Literario en Monterrey

La investigadora Beatriz Gutiérrez Müller presentó hoy aquí su libro Tepic Literario, Revista Mensual de Literatura, Variedades y Anuncios (1907), una interesante crónica de la Revolución Mexicana...

La investigadora Beatriz Gutiérrez Müller presentó hoy aquí su libro Tepic Literario, Revista Mensual de Literatura, Variedades y Anuncios (1907), una interesante crónica de la Revolución Mexicana que poco se conoce.

Durante el evento realizado en la Universidad Metropolitana de Monterrey, la escritora y periodista mexicana dijo que su obra aborda “momentos distintos a los que vivimos ahora”.

Comentó que es una colección denominada Maderistas, esos escritores locos, porque comienza todo por Solón Argüello, que es el padre de esta colección, un poeta nicaragüense, radicado en México, hacia 1903, 1904.

“Mi debilidad son estos personajes, los poetas, y los poetas de principios del siglo 20, y sobre todo los poetas que se llamaban raros, raros porque, porque no escribían como escribían los otros”, expresó.

Refirió que “desde luego los raros estaban muy vinculados a un movimiento que venía de Francia, que se extendió de alguna forma en América llamado Simbolismo o Modernismo”.

“Me encontré con una crónica de la Revolución Mexicana que lamentablemente conocemos muy poco y completamos esta primera colección con estos primeros tres números de la colección Maderista”, subrayó.

La Revista Tepic literario, acotó, publicada en 1907, “va acompañada de un estudio preliminar que realice para contextualizar la aparición de esta revista, que es inédita”.

Tepic, comentó, ni siquiera era estado, era territorio de Tepic, como en su tiempo territorio de Quintana Roo, Tepic logró ser estado hasta el 17 y dependía jurisdiccionalmente del país.

Manifestó que fue una tarea titánica que solo un hombre que ama las letras, solo un apasionado de la poesía como lo es Solón Argüello, podría llevar a cabo.

“Que gusto presentarla aquí, creo que es una edición muy bonita y presumo que, para cordura mía, en este tipo de trabajos, no estoy sola”, expresó.

La obra, acotó, brinda al final información adicional para quienes les gusta esta historia del diseño gráfico también, de la fotografía, de la publicidad.

Narró que esta revista publicó también anuncios de muebles, que si los artículos japoneses estaban muy de moda, hasta un concurso de belleza.

La autora dijo que “es una revista con estudio muy modesto preliminar mío, que realmente vale la pena por todo lo que se ha comentado, por su valor histórico, por su valor político geográfico”.

La revista, expuso, tuvo importancia en la vida de Monterrey, “porque estos editores de provincia, vamos a entrecomillar, los provincianos están muy enojados con el centro, por el monopolio que siempre existe, de política, de comunicaciones”.

“Hubo un momento en que se unieron para apoyarse mutuamente contra la envidia del centro y participaban varios de aquí, varios periodistas y escritores de aquí”, señaló.

Manifestó que “como una red que descubrí entre Tepic y Monterrey, San Luis Potosí, San Juan de los Lagos, la Habana y Buenos Aires”.

Entonces, continuó, “todos estos editores se apoyaban mucho entre sí, algo que deberíamos de emular los editores y productores contemporáneos, que es el apoyo, quitar la envidia, el celo profesional”.

La visión de que, si eres de fuera de la Ciudad de México o fuera de España, tu trabajo es provinciano, muchos seguramente lo han escuchado, comentó Gutiérrez Müller.

“Y no es cierto”, exclamó, “en provincia, perdón, por usar el término, digamos fuera de la capital, se hacía, se hace y seguramente se seguirá haciendo un gran trabajo”.

“Los invito a que recuperen a sus propios autores”, expresó durante la presentación de la obra en la Sala de la Universidad Metropolitana de Monterrey (UMM), en la que estuvo acompañada de Alfonso Romo, Jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, así como otros invitados especiales.

Sostuvo que “no todos los que están en el Parnasso literario de México son los que son, ni están los que están, siempre van a faltar, aquí hay grandes autores o en la región”.

Gutiérrez Müller dijo que “van a descubrir grandes tesoros, yo pienso que en mi trabajo, haciendo estas búsquedas es como la de un arqueólogo en la literatura”.

“Así como lo arqueólogos va a un monte y le ven forma de pirámide y empiezan a limpiarlo, a quitarle el pasto, el polvo, y descubren una pirámide que representa algo de un tiempo, de una cultura específica, así es este tipo de trabajo”, señaló.

El texto contiene comentarios de la poeta argentina Coral Aguirre y edición es de la Editorial Lirio.

Por su parte, la catedrática de la citada universidad, Gabriela Cantú, en calidad de moderadora, comentó que “el libro abona a recuperar la memoria del país, algo que la Doctora ha estado insistiendo muchísimo y esto lo hace esta revista que nos presenta poemas, anuncios y se refieren a una época”.

“Es como otra forma de ver al mundo, nos da la temperatura del país en esa época, estamos hablando de principios del siglo pasado, esta revista nos da la temperatura de un país a través del arte, de estas piezas poéticas, de los anuncios”, dijo.