Banco de México mantiene tasa de referencia en 8.25 por ciento

En línea con lo esperado por el mercado, la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) decidió por unanimidad mantener el objetivo para la tasa de interés interbancaria a un día en un nivel de 8...

En línea con lo esperado por el mercado, la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) decidió por unanimidad mantener el objetivo para la tasa de interés interbancaria a un día en un nivel de 8.25 por ciento, pues considera que el reciente aumento de la inflación es transitorio.

Así, el banco central dejó por tercera ocasión consecutiva la tasa de referencia en 8.25 por ciento, con lo que sigue en su nivel más alto desde principios de 2009, decisión similar a la tomada por la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos hace dos semanas, quien dejó la tasa en un rango de 2.25 y 2.50 por ciento.

El Banxico refirió que, entre marzo y abril, la inflación general aumentó de 4.00 a 4.41 por ciento, debido al incremento de los precios de las mercancías alimenticias, así como un repunte de los servicios por efecto de la Semana Santa que tuvo lugar en el cuarto mes del año.

“Si bien la inflación general y la subyacente han aumentado, se considera que esto es transitorio y que la postura monetaria actual es congruente con la convergencia de la inflación a su meta en el horizonte en el que opera la política monetaria”.

El instituto central alertó que el entorno actual presenta importantes riesgos de mediano y largo plazos que pudieran afectar las condiciones macroeconómicas del país, su capacidad de crecimiento y el proceso de formación de precios en la economía.

Sobre los riesgos para la inflación, destaca la posibilidad de que la cotización de la moneda nacional se vea presionada por factores externos o internos, así como que se observen mayores presiones en los precios de los energéticos o en los productos agropecuarios.

Asimismo, si se presenta un escalamiento de medidas proteccionistas y compensatorias a nivel global, o en caso de que se deterioren las finanzas públicas, o que dada la magnitud de los aumentos en el salario mínimo, además de su posible impacto directo, se enfrenta el riesgo de que estos propicien revisiones salariales elevadas en diversos sectores.

Precisó que si bien hay riesgos a la baja para la inflación, como que se presenten menores variaciones en los precios de algunos bienes, en un entorno de marcada incertidumbre se considera que aún persiste un balance de riesgos al alza para la inflación respecto a su pronóstico.

Tomando en cuenta los retos que se enfrentan para consolidar una inflación baja y estable, así como los riesgos a los que está sujeta la formación de precios, la Junta de Gobierno Banxico informó que continuará con el  seguimiento cercano a todos los factores y elementos de incertidumbre que inciden en su comportamiento y sus perspectivas.

Ante ello, tomará las acciones que se requieran, de tal manera que la tasa de referencia sea congruente con la convergencia de la inflación general a la meta del Banco de México en el plazo en el que opera la política monetaria.

La Junta mantendrá una postura monetaria prudente y dará un seguimiento especial, en el entorno de incertidumbre prevaleciente, al traspaso potencial de las variaciones del tipo de cambio a los precios, a la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos, señaló.

Ello, en un contexto externo en el que persisten riesgos, así como a la evolución de las condiciones de holgura y presiones de costos en la economía, abundó en su anuncio de política monetaria.

Ante la presencia y posible persistencia de factores que, por su naturaleza, impliquen un riesgo para la inflación y sus expectativas, la política monetaria se ajustará de manera oportuna y firme para lograr la convergencia de esta a su objetivo de 3.0 por ciento, así como para fortalecer el anclaje de las expectativas de inflación de mediano y largo plazos para que alcancen dicha meta.

Es particularmente importante que además de seguir una política monetaria prudente y firme, se impulse la adopción de medidas que propicien un ambiente de confianza y certidumbre para la inversión, una mayor productividad y que se consoliden sosteniblemente las finanzas públicas.

En este contexto, es relevante que se cumplan las metas fiscales del Paquete Económico para 2019, y también es indispensable fortalecer el Estado de derecho, abatir la corrupción y combatir la inseguridad, subrayó.

En cuanto a los mercados financieros nacionales, el instituto central refirió que la cotización de la moneda nacional se apreció respecto a los niveles observados durante la última decisión de política monetaria, si bien ha presentado mayor volatilidad.

Mencionó que las tasas de interés de los valores gubernamentales registraron aumentos, principalmente aquellas para horizontes de mediano y largo plazos, y hacia adelante, persisten riesgos que pudieran tener un impacto significativo sobre el desempeño de los activos financieros en México.

En particular, la incertidumbre en el entorno externo podría ocasionar ajustes de portafolio y, en la parte interna, los inversionistas permanecen atentos a las perspectivas crediticias de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la economía en general.

-Fin de nota-