Respaldan activismo en calles para defender derechos LGBTTTIQ

El especialista Ricardo Salazar manifestó que hace falta retomar el activismo y la presencia física en las calles para defender los derechos de la comunidad LGBTTTIQ en el estado de Jalisco.En...

El especialista Ricardo Salazar manifestó que hace falta retomar el activismo y la presencia física en las calles para defender los derechos de la comunidad LGBTTTIQ en el estado de Jalisco.

En entrevista con Notimex, expuso que ofreció la conferencia "De Stonewall a RuPaul Drag Race, lo gay, de la cárcel a la posverdad", en el auditorio Javier E. García de Alba del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), en el marco de la Semana de la Diversidad Sexual, comunidad LGBT+ e Inclusión Universitaria.

Los disturbios de Stonewall consistieron en una serie de manifestaciones espontáneas y violentas en protesta contra una redada policial que tuvo lugar en la madrugada del 28 de junio de 1969, en el pub conocido como Stonewall Inn, ubicado en el barrio neoyorquino de Greenwich Village.

En tanto que RuPaul Drag Race es un programa de telerrealidad y competición estadunidense.

El periodista multimedia dijo que como su conferencia fue ante alumnos de alrededor de 20 años les habló sobre lo que sucedió antes de que ellos nacieran en materia de diversidad sexual “y sobre los derechos ganados, aunque todavía no están en la ley en Jalisco”.

“En realidad costó golpes, costó vidas, de quienes se unieron en términos de activismo a lo que entonces se conocía como movimiento lésbico gay, como es el caso de las feministas, de los transexuales o travestis, que se agarraron a taconazos en Stonewall”.

Comentó que en el caso de México la primera marcha gay fue en 1969, “donde hubo un contingente gay que a su vez fue reconocido también por el contingente de transexuales que participaron en esa marcha”.

“Ese contingente de transexuales se sumó a lo que algunos consideran la primera, otros consideramos la segunda, marcha lésbico gay en México, que sería la del año 1970”.

El comunicador lamentó que, pese a que se han firmado tratados internacionales “como el caso de 1990, por ejemplo, para que se dejara de considerar a la homosexualidad como una enfermedad y se declarara al 17 de mayo como el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, no fue hasta el sexenio de Peña Nieto en que esto se volvió algo oficial y que conmemoremos este viernes”.

Expresó que algo parecido sucedió con el mes de junio, “en que las marchas como tal empezaron a ser lo que conocemos ahora por ahí de los 90, porque antes eran reprimidas por policías y no había una continuidad”.

Mencionó que en la actualidad hay incluso ciudades como Guadalajara, “en donde hay dos marchas, pero que son más bien festivas, que también se agradece el orgullo de mostrar la diversidad sexual, pero que han perdido el sentido político”.

“Hace falta mucho activismo en calle, ya que cambió de repente con la irrupción de internet, cuando nació Twitter, por ejemplo, hace 10 años recuerdo que, si le mandabas un tweet a un legislador o si le enviabas una foto a un alcalde sobre un bache o un problema así, te lo resolvían, hoy con la presencia de community manager francamente lo que hacen es ignorarte o darte el avión”.

Refirió que ya no basta con tener una vida activa y muchos seguidores en internet “para que te hagan caso, sino que se requiere volver a lo que en su momento nos costó conseguir derechos”.

“No necesariamente agarrarnos a golpes, sino un activismo en calle y presencia física, para que nos vean quienes nos representan, los que conforman los cabildos, el Congreso local, los acaldes, etc., con una exigencia cara a cara y que conozcan personalmente nuestras problemáticas cotidianas para que no las ignoren”, dijo.

El especialista explicó que en el caso de las redes sociales “suele suceder mucho que creemos que es suficiente con dar like a un tweet, un retweet o incluso mandar un tweet a nuestro diputado, en caso raro porque esto no es algo que suceda que lo tengamos ubicado, para darle lata a cada momento para que cumpla lo prometido, bueno pues con eso ya no basta”.

“Creo que hace mucha falta retomar la lucha en las calles, y sobre todo de manifestaciones cara a cara, que hagan sentir presionada a la clase política”.

Dijo que en la derecha política “sí hay organización, manifestaciones en calle, dinero y cabildeo para las campañas de quienes buscan otro puesto y por eso no se quieren meter con conceptos como ‘alterar el orden natural' de la familia y o aprobar legislaciones pro derechos de la mujer, como por ejemplo la legalización del aborto”.

“La gente de derecha nos está ganando la batalla, porque se hacen presentes, porque tienen recursos, están organizados y porque se manifiestan en las calles, cosa que nosotros no hacemos más que cada en mayo o junio, y algunos para llevarse la portada de algún periódico, pero nada más”.

Admitió que les hacen falta esos otros elementos “que sí llevan a cabo los de la derecha, nos están poniendo el ejemplo de cómo se hace, aunque tristemente están logrando un retroceso de derechos que en México debería ser ya historia”.

“Si nos quedamos en el activismo de redes sociales no va a ser suficiente, lo que sugiero es presionar a nuestras autoridades, incluidas las que no son electas como la CEDHJ y la CNDH, para que defiendan y luchen por nuestros derechos, así como los tratados internacionales que México tiene firmados”.

Resaltó el que se firmó en 1990 para declarar que la homosexualidad no es una enfermedad, “por lo tanto cualquier terapia que se aplique para curarla es mentira, y, sin embargo, hoy hay gente que se hace rica aplicando terapias para disque curar la homosexualidad”.

“Además, hay gente que ofrece conferencias en las que se cobra la entrada para dar su testimonio, pero en realidad están haciendo negocio con la vulnerabilidad de la gente, y en muchos casos jugando a quitarles sus derechos y encima les pagamos por escucharlos”, expresó.

-Fin de nota-