Ingreso y poca cultura financiera mantienen baja penetración del seguro

Los dos factores principales que mantienen la baja penetración del seguro en México, de sólo 2.2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), son el nivel de ingresos de la población y la poca...

Los dos factores principales que mantienen la baja penetración del seguro en México, de sólo 2.2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), son el nivel de ingresos de la población y la poca cultura financiera, afirmó el director general de HDI Seguros, Juan Ignacio González Gómez.

En entrevista con Notimex, el directivo recordó que el índice de penetración del seguro en México es menor al de países como Chile o Brasil, en donde las tasas son de 4.3 y 5.9 por ciento del PIB, respectivamente.

Previo a la 29 Convención de Aseguradores AMIS, consideró que si el país puede lograr mejorar el índice Gini (medida económica que sirve para calcular la desigualdad de ingresos que existe entre los ciudadanos de una nación), mejorará la adquisición de seguros y protección en el país.

Con más ingresos, las personas tendrían más dinero para destinar a los seguros, que es una forma de ahorro; en ese sentido, “si logramos ahorrar un poco más, algo de eso va para los seguros, eso ya es un reto como país, como economía. El segundo reto más relevante tiene que ver con la cultura, en México no existe una cultura de prevención y una cultura financiera”, dijo.

González Gómez reconoció que está en manos de las aseguradoras fomentar la cultura financiera y provisoria en México, con el propósito de que la gente tenga conciencia y claridad de los riesgos a los que está expuesta, y con ello tomar medidas preventivas que le eviten caer en una situación complicada.

Respecto al incremento en el robo de autos, confió en que este delito disminuya como tradicionalmente sucede con el inicio de una nueva administración federal, sobre todo después de que en 2018 se alcanzó una cifra récord en robo de autos asegurados.

“Lo que había pasado en otros sexenios es que normalmente bajaban (los robos) en los primeros años del nuevo gobierno; la expectativa es esa”, manifestó el directivo.

De acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), de abril de 2016 a marzo de 2019 el robo de vehículos asegurados en el país incrementó 50 por ciento, al pasar de 61 mil 600 a 92 mil 200 unidades que fueron arrebatadas de sus dueños.

En su reporte de “Robo y recuperación de automóviles asegurados”, la asociación expuso que en el último año, de abril de 2018 a marzo de 2019, se hurtaron 92 mil 200 unidades, un aumento de 0.3 por ciento respecto al periodo anterior (2017-2018).

“Los siniestros de robo han crecido mucho en los últimos años, eso nos impactó a todos, y lo que hacemos las aseguradoras es que cuando hay un factor que cambia, vas ajustando tus primas o vas adecuando tus condiciones de suscripción, eso ha ayudado a que tengamos un índice de siniestralidad razonable”, dijo.

La manera de combatir los incrementos en siniestralidad son varias: primero, la selección de los autos que se continuarán asegurando y cuáles no; segundo, las medidas de suscripción relacionadas con las medidas que ayudan a disminuir el robo (GPS, inmovilizadores), y tercero, el precio. “Juegas con todos esos elementos para compensar el riesgo y no todo repercutirlo en las primas”.

HDI, que es una aseguradora enfocada principalmente al seguro de autos (el 87 por ciento de sus ventas), no participa en el aseguramiento de tráileres, uno de los segmentos que más repuntó en robo en los últimos años.

La aseguradora expuso que a pesar de la desaceleración económica que muestra el país, mantiene su estimado de crecimiento para 2019, por arriba del sector (que tiene un estimado de 3.5 por ciento en términos reales), luego de que en el primer trimestre del año terminó con un incremento de 15 por ciento.

“Estamos creciendo el doble del mercado, tenemos una buena inercia porque prácticamente hemos crecido cada año desde 2010 a doble dígito, el año pasado lo hicimos en 27 por ciento. Sentimos que el ambiente de competencia ha aumentado, la presión de las ventas ha subido, y la desaceleración económica todavía no la sentimos, pero ahí está”, puntualizó.

Juan Ignacio González Gómez manifestó su preocupación por la reducción en las ventas de autos nuevos, aunque se deriva de un año histórico de ventas en 2017.

“Respecto a nuestro plan inicial, nosotros seguimos manteniendo nuestro estimado, vemos algunas situaciones de revisar hacia la baja, pero también vemos unas oportunidades hacia delante, queremos crecer arriba del mercado, ese es nuestro objetivo”, concluyó.

-Fin de nota-