Ejercicio físico en embarazo incide en funcionamiento óptimo de placenta

La actividad física en el embarazo incide en el funcionamiento óptimo de la placenta, logrando mejores niveles de oxígeno para el feto y menor acidez en la arteria del cordón umbilical, según un...

La actividad física en el embarazo incide en el funcionamiento óptimo de la placenta, logrando mejores niveles de oxígeno para el feto y menor acidez en la arteria del cordón umbilical, según un estudio de científicos de la Universidad de Granada (UGR).

Esa condición reduce las posibilidades de partos por cesárea, por lo que los expertos consideraron prioritario brindar mayor información y orientación a mujeres embarazadas para tener mejores niveles de salud materna y de los recién nacidos.

De acuerdo a la información que da a conocer la institución universitaria en un comunicado, las madres más sedentarias en el segundo trimestre de embarazo dan a luz mediante cesáreas y las que practican ejercicio de cualquier intensidad tienen partos normales.

La científica Laura Baena García enfatizó que los bebés de madres que realizan más actividad física presentaron menor acidez en la arteria del cordón umbilical.

“Practicar ejercicio podría dar indicios de un funcionamiento óptimo tanto de la placenta como de los mecanismos compensatorios del feto ante las restricciones de flujo sanguíneo, producidas por las contracciones durante el parto”, detalló.

La investigación pretendía explorar si la incidencia de partos normales y cesáreas estaba ligado a la actividad física que realizan las mujeres cuando están esperando un hijo.

Estudios previos habían demostrado que el ejercicio en el embarazo aumenta la vascularización placentaria y la capacidad para dotar de oxígeno y nutrientes al feto, incluso en casos de estrés metabólico durante el parto.

-Fin de nota-