El virus de la Peste Porcina Africana (PPA) es único y complejo, lo que demanda trabajar en conjunto para impedir su ingreso al continente americano, coincidieron especialistas de Norteamérica.

Los oficiales veterinarios de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), la Agencia Canadiense de Inspección de Alimentos (CFIA, por sus siglas en inglés) y del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) analizaron la situación de esa enfermedad durante el Foro de la Peste Porcina Africana (PPA).

En Ottawa, Canadá, los funcionarios y los miembros de la industria compartieron su experiencia y estrategias para enfrentar la enfermedad viral altamente contagiosa y mortal que afecta a cerdos domésticos y salvajes de todas las edades.

Para hacerle frente a la enfermedad que ha impactado a China, los expertos de México, Estados Unidos y Canadá acordaron lograr un alto estado de preparación para controlar rápidamente la PPA en caso de que ingrese a la región de América, de acuerdo con un comunicado. 

También se reforzarán las medidas de bioseguridad para prevenir la entrada de la enfermedad y evitar su propagación, establecer acuerdos en el sector porcino para mitigar el impacto comercial de la enfermedad y propiciar comunicación efectiva para informar mejor a los ciudadanos sobre el riesgo de la PPA.

El director general de Salud Animal del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), Juan Gay Gutiérrez, comentó que México ha reforzado sus acciones para evitar el ingreso de la PPA.

Señaló que nuestro país mantiene mecanismos de prevención para identificar el problema y establecer estrictos protocolos de inspección sanitaria con el apoyo de Unidades Caninas en puertos fronteras y aeropuertos, a fin de vigilar e impedir el ingreso de productos de riesgo.

Comentó que la detección oportuna es oportunidad y, por ello, han estimulado el conocimiento del médico veterinario de campo y del productor para estar preparados para responder rápida y eficazmente ante la emergencia.

El veterinario en jefe de Estados Unidos, Jack Shere, remarcó que se debe continuar con acciones decisivas y colaborativa para intensificar las medidas y fortalecer alianzas tendientes a impedir riesgos por la enfermedad.

"Un cerdo infectado puede causar impactos económicos, sociales y de bienestar animal, por eso es importante que todos tengan un papel que desempeñar, no sólo los productores, el gobierno y la industria sino también los ciudadanos en general", refirió el jefe de los Servicios Veterinarios de la CFIA, Jaspinder Komal.

-Fin de nota-