Seúl, Tokio y Washington cautelosos tras disparos norcoreanos

Corea del Sur, Japón y Estados Unidos reaccionaron hoy con cautela, luego de que Corea del Norte disparó una serie de proyectiles de corto alcance en su costa este, y aseguraron que se mantendrán...

Corea del Sur, Japón y Estados Unidos reaccionaron hoy con cautela, luego de que Corea del Norte disparó una serie de proyectiles de corto alcance en su costa este, y aseguraron que se mantendrán atentos a cualquier movimiento, en estrecha cooperación.

Después de que Pyongyang efectuó los disparos la mañana de este sábado, Seúl, Tokio y Washington comentaron entre sí la situación y acordaron actuar con prudencia para evitar una escalada de la tensión en la Península de Corea.

En Seúl, el gobierno sostuvo una reunión de seguridad de emergencia para estudiar una posible respuesta, ya que la acción norcoreana viola un acuerdo militar intercoreano firmado en septiembre pasado, indicó el portavoz de la oficina presidencial surcoreana, Ko Min-jung.

El acuerdo en cuestión, firmado por oficiales militares de los dos países durante la segunda cumbre del presidente surcoreano Moon Jae-in y el líder norcoreano Kim Jong-un en Pyongyang el 19 de septiembre de 2018, compromete a ambos países a detener toda "provocación" para aliviar la tensión en la península.

“El gobierno se centra en el hecho de que los últimos lanzamientos de producen en medio del estancamiento de las conversaciones de desnuclearización, pero esperamos en que Corea del Norte participe activamente en la reactivación de las conversaciones”, agregó el vocero surcoreano.

Más tarde, el Ministerio japonés de Asuntos Exteriores informó que el secretario estadunidense de Estado, Mike Pompeo, conversó vía telefónica por separado con sus homólogos surcoreano Kang Kyung-wha y japonés Taro Kono, y que los tres refrendaron su cooperación.

Asimismo, señaló que los cancilleres de Corea del Sur y Japón también se comunicaron entre ellos y coincidieron en sus posiciones respecto al lanzamiento de proyectiles norcoreanos, y puntualizó que Tokio consideró que no había “ninguna amenaza de seguridad inmediata”.

En Washington, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, declaró que el gobierno estadunidense es “consciente de las acciones de Corea del Norte”, por lo que seguirá vigilando.

El disparo se registró días después de que el líder norcoreano supervisó el lanzamiento de prueba de lo que llamó una nueva “arma táctica guiada”, de acuerdo con despachos de las agencias noticiosas Yonhap y Kyodo.

-Fin de nota-