Instalan en plaza de Bogotá refugio para líderes sociales en Colombia

Para visibilizar el número creciente de agresiones contra líderes sociales colombianos, la Plaza la Santamaría de Bogotá se convirtió en un centro de refugio humanitario por la vida de activistas...

Para visibilizar el número creciente de agresiones contra líderes sociales colombianos, la Plaza la Santamaría de Bogotá se convirtió en un centro de refugio humanitario por la vida de activistas sociales del país, informó la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC).

El Refugio Humanitario por la Vida tiene por objetivo denunciar desde Bogotá lo que algunas organizaciones sociales denominan una campaña de persecución a los movimientos sociales, como el caso de la Minga Nacional Por la Vida, hoy declarada en Asamblea Permanente por la Vida.

En el sitio, instalado el domingo y que funcionará hasta el próximo jueves en la Plaza La Santamaría, se concentran unos 3000 líderes campesinos, afros e indígenas, así como defensores de los derechos humanos.

Los activistas reunidos provienen de los departamentos o regiones de Cauca, Nariño, Chocó, Huila, Tolima, Antioquia, Catatumbo (Norte de Santander), Bajo Cauca Antioqueño, sur de Bolívar y Arauca, entre otras regiones.

El Refugio desarrolla jornadas de trabajo para reclamar un compromiso del Estado para activar mecanismos eficaces e integrales para la protección de la vida, la dignidad y la libertad de las personas defensoras de derechos humanos en los territorios, y en favor de agendas de trabajo con países y organizaciones multilaterales.

La ONIC precisó que tras la firma del Acuerdo Final de Paz en noviembre de 2016 y hasta la fecha, los pueblos indígenas contabilizan 119 homicidios y 341 amenazas individuales, de los cuales en el gobierno del presidente Iván Duque se registran 63 asesinatos de líderes indígenas y 153 amenazas.

Unos mil 500 indígenas de los pueblos Embera y Wounaan, en las inmediaciones del municipio de Juradó, departamento de Chocó, tuvieron que refugiarse en la comunidad de Dos Bocas, señaló, sin que las comunidades más lejanas hayan podido pasar el cerco de los enfrentamientos entre actores armados en sus territorios.

Según la ONIC, al sur en Nariño enfrentan una situación parecida el pueblo Awa, al igual que otras comunidades en Catatumbo, Cauca, Valle del Cauca.

En un informe reciente, el programa Somos Defensores consignó que 2018 fue uno de los años más violentos, con cerca de 155 personas asesinadas, 43.7 por ciento más que en 2017, y otros informes registran cerca de 600 personas asesinadas de 2016 a la fecha, incluyendo líderes sociales y excombatientes de las FARC y sus familias.

Estas agresiones incluyen amenazas, atentados, detenciones y robos de información, que generan zozobra en las organizaciones sociales y en los territorios donde hay ausencia de institucionalidad que contrasta con una fuerte conflictividad social debido al fortalecimiento de los grupos armados ilegales.

Entre las acciones previstas por el Refugio Humanitario por la Vida hasta el próximo 2 de mayo, se incluyen una Audiencia Pública sobre la “Implementación de la Política Pública y los mecanismos de garantías de seguridad para los líderes/as sociales”.

Se dictará además la conferencia “Fortalecimiento de mecanismos internacionales de protección”, y se anticipa un plantón en contra de la judicialización de líderes/as sociales.

-Fin de nota-